AFTEROFFICE
CULTURAS

Valdés Kuri reinterpreta "La Vida es sueño" para el público de hoy

Con elementos más visuales y basado en un contexto más digerible para el espectador contemporáneo, Claudio Valdés Kuri presenta este fin de semana en el Festival de México su versión del clásico "La vida es sueño" (1636).
Sandra Aguilar
21 marzo 2014 18:28 Última actualización 22 marzo 2014 5:0
La vida es sueño nunca se ha presentado en México. (Cinthia Patiño)

"La vida es sueño" nunca se ha presentado en México. (Cinthia Patiño)

Luego de más de 15 años de trabajo e investigación, la compañía Teatro de Ciertos habitantes, dirigida por el mexicano Claudio Valdés Kuri, advirtió que era el momento para escenificar su relectura del clásico "La vida es sueño" de Pedro Calderón de la Barca. Éste, que calificó en entrevista como “un reto tan grande”, se presenta este fin de semana en el marco del Festival del Centro Histórico de la Ciudad de México.

Proponiendo una resignificación para el espectador contemporáneo, la compañía retoma esta obra que el mismo Calderón de la Barca reescribió 40 años después bajo la forma de un auto sacramental, con mucho mayor complejidad que el mismo drama, de por sí profundo, señaló Valdés Kuri.

“Lo interesante ha sido tomar un texto de esta naturaleza, dedicado a lo sagrado, y darle una significación para el individuo común; que habla de un camino iniciático como todos estos por los que transitamos los seres humanos y con el que Calderón recobra o renombra la historia teológica de la humanidad. Es como el génesis y la exposición del Paraíso, pero lo pone en términos muy emocionantes, cuyo contexto es “bastante seductor” para la compañía".

Para ello, abundó, los artistas echaron mano de cuatro disciplinas, "cuatro pretextos, como todo discurso estético", para la adaptación. La base es el Quadrivium Pitagórico que era la manera en que se explicaba el mundo, según los alquimistas, en tiempos de Calderón, advirtió.

“Esto habla de numerología o aritmética, que está presente en los versos de este escritor barroco español del Siglo de Oro, fundamentalmente conocido por su teatro. La geometría que usamos de pretexto para el movimiento escénico; la interpretación por los mismos actores de música barroca y tradicional mexicana; y también la presencia de la astronomía a través de algunas visualizaciones, son los pretextos que hemos utilizado para desarrollar una puesta en escena muy ágil”, dijo el autor del montaje de De monstruos y prodigios, en el que también interviene de manera importante la música.

La reinterpretación de la obra de Calderón de la Barca en estreno nacional, se debe, entre otras cosas, a que el espectador contemporáneo necesita que todo se le dé “más digerido”, añadió el director.

“Y esto pasa en todas las artes porque la vida es muy rápida, pero también ocurre que este público puede decodificar más rápido, ya que estamos tan acostumbrados a ello, que no se necesita tanto tiempo como antes. Además, ya no existe ese público con la calma de antes para desarrollar ciertas cosas", dijo.

“El texto de Calderón lo estamos escenificando íntegro y le estamos dándo su profundidad al hacerlo más comprensible”.

Así, se le dio un contexto contemporáneo a La vida es sueño, sin traicionar en absoluto, advirtió el teatrero, el espíritu original. “Es como presentar lo que quería decir Pedro Calderón de la Barca, incluso más allá de lo religioso, dándole su dimensión en nuestras capacidades artísticas”.

Al ser cuestionado sobre el porqué elegir esta pieza del autor cuya obra significa la culminación barroca del modelo teatral creado a finales del siglo XVI y comienzos del XVII por Lope de Vega, Claudio Valdés Kuri apuntó de forma tajante, que “esta tenía que ser, porque es una pieza que por sí misma, me subyugó, me fascinó, porque dignifica la búsqueda del ser humano en un mundo en el cual ya se ha desvalorizado".

"La vida es sueño" no se ha montado nunca en México, aunque se presenta muy poco en otros países, así que con las funciones en el Teatro Jiménez Rueda (sábado 22 a las 19:00 y domingo 23 a las 18:30 horas), “se va a poder reconocer es a un grupo de profesionales trabajando seriamente con todas sus capacidades sin reserva alguna”, finalizó el director escénico.