AFTEROFFICE
reflector
 

Urquiza quiere despertar a la sociedad de su letargo

El ex seminarista y ahora cineasta Luis Urquiza plasmará en su nuevo filme "Obediencia perfecta" el problema de la pederastia que enfrenta la Iglesia católica. Su fuente de inspiración es otro mexicano: Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.
Rosario Reyes
29 abril 2014 21:21 Última actualización 30 abril 2014 5:0
Luis Urquiza (Cortesía)

Luis Urquiza durante el rodaje de "Obediencia perfecta". (Cortesía)

Luis Urquiza trabajó con más de 40 directores, entre ellos Arturo Ripstein, Roberto Sneider, Walter Doehner y Antonio Serrano. Produjo Morelos, Hidalgo, La historia jamás contada y El viaje de Teo. Su ópera prima, "Obediencia perfecta", se estrena mañana en 500 salas del país. 

¿Quién es el protagonista de tu película?

Las víctimas están delineadas. Aquí lo que hay es una historia de amor entre el abusador y la víctima que cae en su trampa, en su red. El punto es entender cómo opera este pederasta y cómo la víctima se deja llevar.

¿Te autocensuraste en algún momento?

No, hay escenas muy fuertes y yo lo dejo a la imaginación, que es más poderosa que lo gráfico, lo burdo, cada quien en su mente lo llevará al límite que quiera.

¿Qué te dice de la sociedad el abuso sexual infantil en la Iglesia?

La sociedad es un personaje, que entrega a los hijos, que teje esta red; no cuestiona, no se preocupa. Es más fácil hacerte de la vista gorda, una actitud pasiva; dejo a mi hijo con el tío, con el abuelito. La sociedad es muy tibia.