AFTEROFFICE
culturas

Una visión cultural del juguete

Este sábado inicia "Piedra, papel o tijera. El juego de los artistas", una exposición en donde 48 artistas visuales diseñaron juguetes en diferentes plataformas: escultura, pintura, serigrafía, piezas multimedia y muchas más.
Redacción
30 mayo 2014 19:29 Última actualización 31 mayo 2014 5:0
Etiquetas
Peces de Yvonne Domenge. (Cortesía)

Peces de Yvonne Domenge. (Cortesía)

Un grupo de 48 artistas visuales entre escultores, pintores y fotógrafos, crearon una colección de más de 65 piezas en la que cada uno de ellos ofrece su visión particular del juego y el juguete en el imaginario colectivo.

La exposición se llama "Piedra, papel o tijera. El juego de los artistas", la cual se inaugura este sábado en el Centro de las Artes de San Agustín Etla, Oaxaca. 

Jugar es fundamental en la vida, coinciden la fotógrafa Graciela Iturbide, la escultora Yvonne Domenge y los pintores Arnaldo Coen y Benjamín Domínguez.

La curaduría estuvo a cargo de Juan Coronel Rivera y está integrada por esculturas en piedra, madera, plastilina; pintura al óleo, en acrílico o textil; grabado, fotografía, cartonería y serigrafía, así como instalaciones, videos y piezas multimedia.

“Las piezas de la exposición no sólo sirven como propuesta estética, sino para significarse. Nos presentan al artista mediante el juego y, de alguna manera, aquella diversión aprendida en la infancia hace presencia en estas piezas a través de alegorías de lo lúdico”, comenta Coronel Rivera. 

Para la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide, quien ha sido distinguida con el Premio Hasselblad 2008, la vida nunca debe perder el lado lúdico; es por ello que siempre busca trabajar con niños. 

Iturbide señaló que, "por desgracia", la infancia de hoy está más interesada en el mundo virtual, las computadora y los smartphones, hecho que, asegura, ha desplazado a los juegos y los juguetes. 

Otra de las artistas participantes es la escultora Yvonne Domenge, quien externa su alegría al invitarla a crear una pieza lúdica pensando en los niños. “Lo hice para jugar, para divertirme. Mi trabajo es muy geométrico y muy cuidadoso, entonces tenía pedazos de madera, botones de ropa que era de mi abuelita, y los usé para hacer mis bichitos", refirió.

Por su parte, el pintor Benjamín Domínguez afirmó que cuando era niño nunca jugó al trompo o las canicas como todos sus amigos. En cambio, dijo, siempre le gustó pintar las paredes de su casa.