AFTEROFFICE
CULTURAS

Una Bella Durmiente con "sobreprotección" llega al Helénico

Con el propósito de acercar la historia de la Bella Durmiente a la realidad infantil, la compañía Marionetas de la Esquina presenta en el Centro Cultural Helénico una obra donde la sobreprotección de los padres es el tema central. 
Notimex
14 junio 2014 17:57 Última actualización 14 junio 2014 18:21
Una nueva forma de entender "La bella durmiente". (Facebook de Marionetas de la Esquina)

Una nueva forma de entender "La bella durmiente". (Facebook de Marionetas de la Esquina)

La sobreprotección de los padres hacia sus hijos es el tema principal de la nueva versión de “El sueño de la Bella Durmiente”, pieza escénica a cargo de la compañía Marionetas de la Esquina, que ofrecerá funciones a partir de mañana y hasta el 7 de septiembre en el Centro Cultural Helénico (CCH).

En la adaptación del cuento de hadas de los hermanos Grimm se narra la historia de una Bella Durmiente sobreprotegida y la del hijo de la nana de la princesa, quien se siente solo porque su mamá trabaja todo el día.

La obra combina la narración de dos autores en el papel de unos padres que cuentan a su hijo dos versiones sobre una princesa. Simultáneamente, un grupo de títeres representa las historias.

Lourdes Gay, directora de Marionetas de la Esquina, señaló que los cuentos de hadas fueron creados para prevenir a los niños de los peligros a los que pueden enfrentarse, no obstante, las historias fueron diseñadas desde el punto de vista de los adultos, de manera que decidió presentar una adaptación con la visión de los niños.

Recordó que esta versión de la Bella Durmiente fue hecha a petición del John F. Kennedy Center for the Performing Arts, ubicado en Washington, Estados Unidos, donde se estrenó en febrero de 2013 con el fin de mostrar y analizar más los sentimientos de los niños.

Emiliano Leyva, encargado de la multimedia, animación y diseño de luces de la obra, detalló que en el espectáculo se utilizan diversas técnicas y posibilidades escénicas, además de diversos instrumentos, entre ellos algunos audiovisuales.

Indicó que en este tipo de montajes es fundamental el cuidado de la iluminación, ya que un títere tiene muchos competidores en escena y la luz le permite delimitar su espacio escénico.

La obra tiene dos líneas discursivas: una dirigida a los niños y otra a los papás, quienes en ocasiones por sus propios miedos llenan de inseguridades a sus hijos.

Para la dramaturga Amaranta Leyva, el teatro infantil es una forma de platicar con los niños e invitarles a reflexionar, por eso con la nueva versión del cuento de hadas busca que los pequeños se identifiquen con los personaje y así generar un diálogo.

Refirió que anteriormente la forma de acercarse a los niños era didáctica y no se consideraba que podrían ser un público que explorara en el teatro asuntos profundos, ahora es a través de esta disciplina que los adultos comienza a tocar temas más complejos para los pequeños.

La compañía también ofrecerá funciones de la pieza escénica en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, en octubre.

Los participantes del montaje son Rafael Quijano, Amaranta Leyva, Priscila Morales, Laura Hernández y Humberto Camacho; en el diseño de vestuario y escenográfico está a cargo de Edyta Rzewuska, mientras que la música original es de Simón Bellefleur.