AFTEROFFICE
buena vida

Un vino de película

Francis Ford Coppola no sólo es cineasta y productor, a partir de la década de los 90, adquiere viñedos aledaños a su propiedad, con lo que fue conformando lo que hoy es Francis Ford Coppola Wine, asentado en California, con viñedos de Sonoma, hasta Mendocino, pasando por Arroyo Seco.
Sandra Aguilar Loya
17 agosto 2014 22:17 Última actualización 18 agosto 2014 5:0
El cineasta estadounidense proviene de una familia dedicada al mundo vitivinícola. (Cortesía)

El cineasta estadounidense proviene de una familia dedicada al mundo vitivinícola desde principios del siglo XX. (Cortesía)

Los vinos de Francis Ford Coppola son como sus películas, se entienden fácilmente de principio a fin, pero sobre todo, son de una altísima calidad. Así es como los define el experto Mike Taymor.

Muchas celebridades del mundo del espectáculo se han involucrado en la producción de vinos. Sin embargo, el cineasta estadounidense es el único que proviene de una familia dedicada al mundo vitivinícola desde principios del siglo XX.

“La familia Coppola, de origen italiana, tiene entre sus hábitos alimentarios la incorporación del vino en la mesa. Agostino Coppola, abuelo de Francis, en 1920 ya cosechaba uvas en California, mismas que mandaba a Nueva York, en plena época de la Ley Seca, lo que convertía a esta actividad en una aventura ya que tenía que transportarse como fruta, pero era un secreto a voces, que se iba a vinificar. El objetivo era no perder las tradiciones”, comenta Taymor.

1
Francis Ford Coppola Wine

Los vinos de la bodega Francis Ford Coppola Wine no son de producción masiva, motivo por el que no son fáciles de conseguir en el mercado nacional, aunque desde hace aproximadamente tres años se encuentran en éste las líneas Francis Coppola Director’s Cut Zinfandel, el Diamond Collection Chardonnay y el Claret.

Vinos Coppola

Esa disposición sólo permitía que se produjera vino si era para consumo personal, dando como resultado el primer antecedente vitivinícola de la empresa que está ahora en manos del genio creativo de la saga de El Padrino.

A partir de la década de los 90, Coppola adquiere viñedos aledaños a su propiedad, con lo que van conformando lo que hoy es Francis Ford Coppola Wine, asentado en California, con viñedos de Sonoma, hasta Mendocino, pasando por Arroyo Seco, donde el enólogo Corey Beck se encarga de darle vida y forma a los caldos que el cineasta tiene en mente.

“Este es un hombre polifacético que no sólo está involucrado en la industria cinematográfica, sino que trabaja en el viñedo, y negocios de hotelería y publicidad. Su bodega hoy en día es una de las más visitadas de Napa, tiene un restaurante y un museo en el que puedes disfrutar de toda la historia de la familia Coppola y en la que se incluye su hija, Sofia”, dice Taymor.

Es precisamente ella la inspiración para que Francis pensara en rendirle un homenaje con la creación del vino que lleva su nombre y que recientemente entró al mercado mexicano.

El espumoso Sofia está hecho con un ensamblaje atípico, pues cuenta con pino. Si bien está hecho en Estados Unidos, el molde es francés, por lo que la mitad se fermenta en barricas, la otra en tanques, luego se hace un blend y se pasa por barrica de roble por seis meses. Es un vino que va muy bien con platillos nacionales, con cerdos, tacos al pastor, chiles en nogada.

El Sofia Blanc de Blancs es el resultado de un ensamblaje de uvas Pinot Blanc, Sauvignon Blanc y Muscat, con notas a cítricos y frutas tropicales.

“Los vinos de Coppola son muy amigables con la comida mexicana, y el Sofia es lo que le estaba faltando a México. Se dice que cuando Francis le propuso al enólogo el corte de uvas que él quería para hacer el homenaje a su hija, le dijo las variedades de uva, y Corey, siguiendo los parámetros, le dijo al propietario de la bodega que ese no era un corte tradicional y su respuesta fue: ‘No seas cabeza dura porque le estás quitando oportunidades a que un nuevo producto nazca’. Esas fueron las palabras de Ford Coppola”, afirma Taymor.

Así nació el nuevo vino en homenaje a otra mujer de la familia Coppola, ya que el primero fue el de la línea Santé, con el cual el cineasta le rindió tributo a su abuela.

Los vinos de la bodega Francis Ford Coppola Wine no son de producción masiva, motivo por el que no son fáciles de conseguir en el mercado nacional, aunque desde hace aproximadamente tres años se encuentran en éste las líneas Francis Coppola Director’s Cut Zinfandel, el Diamond Collection Chardonnay y el Claret.