AFTEROFFICE
buena vida

Un vinito... de México con amor

Existe un proyecto para acercar a las personas a los mejores vinos nacionales y degustarlos en casa. Producirlos es difícil en México, ya sea porque en Baja California la lluvia es poca, o porque hay quienes los cultivan en territorios prácticamente vírgenes.
Rosario Reyes
22 febrero 2017 21:35 Última actualización 23 febrero 2017 5:0
(Especial)

(Especial)

Luchar incluso contra la naturaleza vale la pena en ciertos casos, como en el amor, presente sin duda en la historia detrás del vino, mezcla perfecta de sentimiento y de buena cosecha.

Producirlos es particularmente difícil en México, ya sea porque en Baja California -la zona donde se encuentran la mayoría de las bodegas nacionales- la lluvia es poca, o porque hay quienes se empeñan en lograr un caldo de primera calidad en territorios prácticamente vírgenes, como Dolores Hidalgo, Guanajuato, o la misma Ciudad de México.

Por ello apoyarlas de alguna forma es un acto de amor. Con ese impulso, Luis Armando Gómez Garzón fundó Vid Mexicana, la tienda online y club de vinos producidos en México, donde al día de hoy existen cerca de 200 bodegas y alrededor de mil etiquetas. “Y la realidad es que nadie las conoce”, dice el sommelier.

“El consumidor tiene una mala percepción de que el vino mexicano es caro o que el de una región en particular es salado, o que los de otra región son malos”.

Entre la amplia oferta y el desconocimiento de los mismos mexicanos respecto a los caldos del país, Gómez Garzón encontró una oportunidad de negocio, que además pretende cambiar la experiencia que se vive alrededor de éstos y sorprender a los paladares, tanto conocedores como recién iniciados.

Este portal permite vincular a todos los productores -que tienen un escaparate para dar a conocer sus productos- con el consumidor -que tiene al alcance sólo etiquetas premium-. “El resultado que hemos visto con este experimento de cambiar la percepción es maravilloso, la gente que se da la oportunidad de probar los vinos mexicanos y se lleva unas sorpresas increíbles”, comparte el empresario.

Gracias a que en México existen microclimas, se puede cosechar la vid en distintos estados, incluso en condiciones difíciles, como en Querétaro, donde se producen caldos de viñedos a 2 mil metros de altura. A pesar de eso, México sigue siendo un país pequeño en producción, explica Luis Armando Gómez Garzón, ya que sólo hay unas 4 mil hectáreas cultivables, y sin embargo siguen apareciendo más bodegas, “que están saliendo con unos productos impresionantes; te sorprende la calidad”.

Vid Mexicana
ofrece una selección de más de 230 etiquetas y brinda el servicio de recomendaciones mensuales de entrega a domicilio, además de la venta de cualquiera de su elección.

“El productor mexicano tiene amor y pasión por lo que está haciendo, cada botella refleja el esfuerzo de muchísima gente, con amor para que su vino llegue de la mejor forma, disposición, y cuidado, lo mismo que ofrecemos para nuestras recomendaciones, con la garantía de que en el momento de que lo abras, tienes la seguridad de probar un muy buen vino”, concluye el experto.

REGIONES VINÍCOLAS EN MÉXICO
Mientras en Baja California se concentra entre el 80 y 85 por ciento de la producción nacional, otros territorios se han ido consolidando como productores de vino, entre ellos, Querétaro, Coahuila, Chihuahua, Aguascalientes, Dolores Hidalgo, Zacatecas, San Luis Potosí, Puebla y la Ciudad de México.

AFILIACIÓN BENÉFICA
Para pertenecer a Vid Mexicana sólo tiene que registrarse en el sitio web (https://www.vidmexicana.com) y escoger entre la White Membership, para recibir mensualmente tres botellas de dos bodegas diferentes, o la Black Membership, para recibir mensualmente seis botellas de dos bodegas. Ambas ofrecen invitaciones a catas y talleres, viajes enológicos, cenas maridaje a domicilio y descuentos con los socios comerciales.