AFTEROFFICE
buena vida

Un trago de tequila en honor de Keith Haring

La edición limitada 1800 Essential Keith Haring estará disponible a partir del próximo mes de agosto. Son seis diseños originales del artista estadounidense, quien revistió las calles y el metro de Nueva York con mensajes sociales como una original forma de activismo.
Redacción
14 julio 2015 22:51 Última actualización 15 julio 2015 5:0
Las obras del artista estadounidense visten una nueva colección de la bebida. (Cortesía)

Las obras del artista estadounidense visten una nueva colección de la bebida. (Cortesía)

Seis diseños originales del artista estadounidense Keith Haring (1958-1990), quien revistió las calles y el metro de Nueva York con mensajes sociales como una original forma de activismo, traspasaron la protesta callejera hasta convertirse en piezas de museo, además de comercializarse en galerías alrededor del mundo.

Por ello, famoso por combinar propuestas artísticas de clase mundial con un expertise artesanal, Tequila 1800 ha presentado a través de los años botellas con obra de una variedad de talentosos creativos como Jean-Michel Basquiat, Gary Baseman, Studio One y Sphepard Fairey.

Hecho 100 por ciento de agave azul y destilado dos veces para lograr una inigualable suavidad, el tequila blanco originario de Jalisco es una selección especial mezclada para agregar complejidad y carácter. La edición limitada 1800 Essential Keith Haring estará disponible a partir del próximo mes de agosto.

Representante de la cultura popular de la década de los 80, Keith Haring comenzó a difundir su obra sobre publicidad vieja en el subterráneo, en la que colocaba sus dibujos hechos con gis blanco en papel negro. A principios de los 90, Haring era reconocido en galerías y museos, además de participar en proyectos públicos, como campañas de alfabetización e iniciativas contra el sida.

Haring utilizaba una variedad de medios para comunicar masivamente mensajes sobre el nacimiento, la muerte, el amor y la guerra. Su fundación, creada en 1989, se dedica a difundir su legado y apoyar organizaciones sin fines de lucro para niños.

El artista murió de complicaciones relacionadas con el sida en 1990 y desde entonces ha sido objeto de varias retrospectivas internacionales y su trabajo es mantenido en importantes colecciones públicas y privadas. Aunque su carrera fue breve, sus imágenes se han convertido en un lenguaje visual reconocido en el siglo XX.