AFTEROFFICE
culturas

Un Picasso ceramista invade el Centro Kennedy

Pablo Picasso creó y pintó miles de coloridas piezas de cerámica que reflejan sus raíces mediterráneas, pero que han quedado opacadas por sus pinturas y esculturas. La muestra "Picasso, ceramista y el Mediterráneo", se exhibirá a partir del 4 de marzo y hasta el 22 del mismo mes, en el Centro Kennedy de Washington.
AP
02 marzo 2015 15:31 Última actualización 02 marzo 2015 15:33
Picasso transformaba formas tradicionales de arcilla, como las jarras de agua que los granjeros llevarían al campo. (Tomada de la página del Kennedy Center)

Picasso transformaba formas tradicionales de arcilla, como las jarras de agua que los granjeros llevarían al campo. (Tomada de la página del Kennedy Center)

WASHINGTON.- Pablo Picasso creó miles de piezas de cerámica hacia finales de su carrera que reflejaron sus raíces españolas y mediterráneas, una faceta ampliamente opacada por sus famosas pinturas y esculturas.

Ahora una importante exhibición de las cerámicas de Picasso debuta en Estados Unidos como parte de un nuevo festival ibérico de artes en el Centro Kennedy, en Washington. Muchos desconocen a Picasso el ceramista, así que los curadores reunieron más de 140 de estas obras para mostrar su trabajo.

El estilo de Picasso representó una desviación de las tradiciones centenarias de las cerámicas delicadas y pulidas mientras creaba sus propias formas en arcilla y las pintaba con su propio estilo colorido. Los curadores dijeron que esperan que la exposición sorprenda a muchos visitantes que ya conocen parte de la obra del pintor español.

"Él de verdad reinventó la cerámica... cambió completamente el modo en que uno trabajaba con arcilla", con un labrado más tosco, dijo Josephine Matamoros, una curadora basada en París que creó la muestra.

La exposición abre el miércoles y es gratuita, aunque se requieren boletos con horario prefijado. Picasso, ceramista y el Mediterráneo estará abierta hasta el 22 de marzo. Originalmente se concibió para el festival cultural Marsella-Provenza 2013 en Francia y el año pasado se presentó en el Museo Nacional de Cerámica cerca de París.

Como ceramista, Picasso transformaba formas tradicionales de arcilla, como las jarras de agua que los granjeros llevarían al campo. A un jarrón le dio la forma de una mujer, creando una especie de escultura. En el caso de un platón ovalado, Picasso pintó en éste una plaza de toros rodeada de espectadores, evocando un tema favorito de su nativa España.

Aunque vivió gran parte de su vida en la Riviera francesa y juró que no volvería a España bajo el régimen fascista, Picasso idealizaba su tierra, dijeron los curadores. Sus cerámicas son una ventana al profundo arraigo del pintor malagueño por la cultura mediterránea, dijo Matamoros. El artista murió en 1973 sin haber regresado a España.