AFTEROFFICE
buena vida

Un pedacito de Nueva York en Polanco

Deli & Vine es un restaurante que desde la entrada transmite el espíritu de una cafetería de Brooklyn o Tribeca con un aire vintage, y está en plena Ciudad de México. El concepto fue creado por la chef estadounidense Diane Dimeo.
Myrna I. Martínez
26 mayo 2014 23:44 Última actualización 27 mayo 2014 5:0
En los escaparates hay botellas de vino, pan recién horneado y frascos old fashion con miel de Oaxaca y algunas conservas. (Cortesía)

En los escaparates hay botellas de vino, pan recién horneado y frascos old fashion con miel de Oaxaca y algunas conservas. (Cortesía)

Los sabores y el ambiente neoyorquino son trasladados a Polanco por la chef estadounidense Diane Dimeo. Deli & Vine es un restaurante que desde la entrada transmite el espíritu de una cafetería de Brooklyn o Tribeca con un aire vintage.

“Decidí crear este lugar en la Ciudad de México para traer los sabores tradicionales de la Costa Este, pero con un giro moderno e ingredientes mexicanos”, explica la chef conocida por su participación en programas de televisión como The Taste, de Anthony Bourdain.

En los escaparates hay botellas de vino, pan recién horneado y frascos old fashion con miel de Oaxaca y algunas conservas. Entre los productos que más destacan son los pepinillos, el delirio de la chef.

“No he podido encontrar buenos pepinillos aquí y los amo, así que por egoísmo los preparo para que se conserven más crujientes. En Nueva York se los ponemos a todo, aquí lo integramos en algunos platillos y bebidas, como en el bloody mary”, dice Dimeo, quien vivió en NY durante 25 años hasta que se mudó al DF hace cinco meses.

El lugar cuenta con menú de desayunos, con clásicos americanos como bagel de salmón, sándwich con huevos, salchichas y queso cheddar, malteadas y muffins.

A partir de medio día se sirve la carta de lunch and dinner, la cual integra los sándwiches insignia de la chef con pavo ahumado, corned beef, brisket o pastrami. También hay ensaladas estilo chino, hamburguesas con un huevo estrellado y pastrami en su interior, platos de pepinillos y algunas creaciones clásicas con hígados de pollo, un must de la Costa Este. Además, los fines de semana, de 10:00 a 15:00 horas, se sirve un brunch.

Otra cosa que llama la atención de Deli & Vine es la gran barra de madera oscura. Aquí no contaron con un mixólogo para el diseño de los cocteles, la chef realizó una interpretación de los clásicos (Tom Collins, Negroni, Old Fashioned) con su toque e incluyó algunas creaciones muy mexicanas como el martini de mole de chocolate.

Los platillos también pueden ser maridados con una malteada, cerveza con algún vino de autor de Vinícola Urbana, socios del lugar.
“Estar en este espacio es salirse de la Ciudad de México, no es un lugar pretencioso y no se siente lo fresa de Polanco, es como estar en un pedacito de Nueva York”, concluye Diane Dimeo.