AFTEROFFICE
culturas

Lo que no te puedes perder del Oscar

Descubre cuáles son los rasgos que hacen diferente a esta entrega del Oscar. Este año, la mitad de las nominadas en la categoría de 'Mejor Película' son producciones que se jactan de estar basadas en hechos verídicos. La misma tendencia se observó en la edición anterior, cuyo máximo galardón se lo llevó "12 años esclavo". 
Eduardo Bautista
20 febrero 2015 17:22 Última actualización 20 febrero 2015 19:41
Imagen genérica del Oscar. (Bloomberg)

Imagen genérica del Oscar. (Bloomberg)

"Selma", de Ava DuVernay, retrata una parte de la vida de Martin Luther King. (Cortesía)

"Selma", de Ava DuVernay, retrata una parte de la vida de Martin Luther King. (Cortesía)

Pareciera que a Hollywood ya no le gustan las historias de ficción. Desde el año pasado hay una tendencia de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas por nominar a producciones basadas en hechos reales. En esta edición 87 –que se celebra la noche del próximo domingo– la mitad de las ocho candidatas a Mejor Película cumplen con ese requisito. Selma, El Francotirador, Código Enigma y La Teoría del Todo son cintas que aluden a acontecimientos históricos del siglo pasado. Boyhood, Birdman, El Gran Hotel Budapest y Whiplash conforman el resto de las postulaciones.

Las estadísticas de los Premios Oscar del año anterior son aún más contundentes. Cinco de las nueve películas también se jactaban de apegarse a la realidad: Escándalo Americano, Capitán Phillips, Dallas Buyers Club, El lobo de Wall Street y 12 años esclavo (la gran triunfadora).

El periodista y escritor español Vicente Verdú ya había alertado sobre este fenómeno días atrás. "Las novelas o películas que despiertan más interés son recreaciones, y no creaciones de la nada. Ser un autor autobiográfico fue un baldón. Hoy es un suplementario encanto. Los guionistas siempre presumieron de imaginación. Ahora, sin embargo, ha cambiado la propuesta. Todo se anuncia mediante el plus de estar basado en historias reales".

Sin embargo, los reflectores mexicanos apuntarán hacia la gran ficción del director mexicano Alejandro González Iñárritu: Birdman, la cual ya obtuvo la aprobación del Sindicato de Directores, Actores y Productores. Históricamente, la cinta que recibe el visto bueno de dichos gremios es la que, generalmente, acaba por llevarse el Oscar. Además, el también mexicano Emmanuel Chivo Lubezki podría ganar, por segunda ocasión consecutiva, el galardón por Mejor fotografía.

Pero en Hollywood nunca hay nada seguro. Ya han pasado 87 ediciones y todavía no se sabe con certeza qué es lo que premia la Academia. Hay quien opina –como el crítico mexicano Jorge Ayala Blanco– que se reconocen las tramas "cursis y llenas de sentimentalismos". O bien, aquellas que poseen una redención histórica, un chantaje moral o una línea política a favor del gobierno estadounidense. Tal es el caso de Selma (la historia de Martin Luther King) o El Francotirador (la vida de Chris Kyle, el soldado más letal de Estados Unidos en los últimos años).

En cambio, el director Carlos Carrera –cuya película El crimen del Padre Amaro contendió por el Oscar a Mejor Película Extranjera en 2003– asegura que no hay reglas claras a la hora de elegir una cinta. "Yo creo que todo depende de los jurados. Cada año se premian distintas cosas. A veces el avance tecnológico, a veces las historias, otras más el éxito comercial. En realidad no creo que haya criterios fijos", considera.

1
   

    

Boyhood

Este año, las favoritas para llevarse el máximo galardón de la noche son Boyhood, de Richard Linklater, y Birdman, de González Iñárritu. Según información de Bloomberg, ambas se encuentran empatadas en las casas de apuestas de Estados Unidos y Europa, aunque en los últimos días la balanza se ha inclinado a favor del mexicano. Nunca antes había existido una competencia tan reñida.

La crítica internacional se ha decantado por el experimento de Linklater. Y es que no es cualquier cosa filmar una película a lo largo de 12 años con los mismos actores. Quizás ésa fue una de las razones por las cuales Boyhood triunfó en los Premios BAFTA y los Globos de Oro, las dos competencias más importantes después del Oscar, en las cuales Birdman sólo figuró en las categorías secundarias de Mejor actor, Mejor guión y Mejor fotografía.

1
   

   

'Birdman' compite en nueve candidaturas al Oscar, entre ellas Mejor Guión y Mejor Película. (Cortesía)

Como cada año, la premiación a las actuaciones protagónicas será uno de los momentos más esperados de la noche. Se espera que Julianne Moore (Siempre Alice) por fin reciba la estatuilla a Mejor actriz, que se le ha negado en tres ocasiones. Mientras tanto, en la categoría varonil todo luce más parejo. La competencia está entre Michael Keaton (Birdman) y Eddie Redmayne (La teoría del todo).

Según Ayala Blanco, más que reconocer una buena actuación, la Academia suele premiar a un personaje edificante y ejemplar. Bajo ese criterio, sería Redmayne el gran vencedor gracias a su interpretación del popular científico inglés Stephen Hawking.

Lo que no cambiará será el éxito comercial y los altos puntos rating. En 2014, la transmisión de los Oscar llegó a 43 millones de televidentes tan sólo en Estados Unidos, según cifras de la consultora Nielsen. El récord de rating lo posee la edición de 1998, cuando 55 millones de personas se pegaron a su pantalla para ver triunfar a Titanic, de James Cameron. Para este domingo se espera que se recauden 95 millones de dólares en ganancias publicitarias; un anuncio comercial de 30 segundos tendrá un costo de 1.8 millones de dólares.

1
¿UNA ACADEMIA RACISTA Y MACHISTA?

   

Entre lágrimas, Lupita Nyong’o recibió su Oscar y agradeció por su triunfo a su familia y al equipo de "12 Años Esclavo". (Reuters)

Desde 1929, sólo nueve actores negros, cuatro latinos y tres asiáticos han ganado un Oscar, un récord que ni siquiera se puede considerar para otras categorías como Mejor director, donde sólo una mujer (Kathryn Bigelow) se ha alzado con la estatuilla, según información de AP. Lo anterior resulta contrastante si se toma en cuenta la gran diversidad poblacional de Estados Unidos.

Además, un estudio elaborado por Los Angeles Times en 2012 señala que de los 6 mil 124 miembros del jurado, 94 por ciento son blancos y 77 por ciento hombres.

Sin embargo, desde que se convirtió en presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs (que es de raza negra) ha trabajado para aumentar la diversidad entre sus miembros, aunque el cambio no se ha notado mucho porque muchos jueces poseen membresías vitalicias.

Los Premios Oscar del año pasado son el ejemplo de la nueva apertura de la industria. La keniana-mexicana Lupita Nyong'o se alzó con la estatuilla por Mejor actriz de reparto, el mexicano Alfonso Cuarón se llevó el premio al Mejor director, la lesbiana Ellen DeGeneres fue la presentadora oficial y el director negro Steve McQueen ganó el máximo galardón de la noche por su película 12 años esclavo.