AFTEROFFICE
reflector

Un joven se debe diferenciar de su familia, afirma Óscar Brenifier

Es doctor en filosofía, profesor, promotor de la llamada “práctica filosófica” en talleres con niños y adultos, consultorías y cafés filosóficos en Francia, Estados Unidos, México y otros países. Presentó aquí "Hablemos con ellos", un libro de diálogos entre adultos y adolescentes.
Rosario Reyes
20 julio 2014 23:23 Última actualización 21 julio 2014 5:0
El joven debe diferenciarse de su familia. Si el contexto se presta, porque hay diálogo, apertura, es fácil, afirma el autor. (Cortesía)

El joven debe diferenciarse de su familia. Si el contexto se presta, porque hay diálogo, apertura, es fácil, afirma el autor. (Cortesía)

Óscar Brenifier, doctor en filosofía, profesor, promotor de la llamada “práctica filosófica” en talleres con niños y adultos, consultorías y cafés filosóficos en Francia, Estados Unidos, México y otros países. Presentó aquí Hablemos con ellos, un libro de diálogos entre adultos y adolescentes, publicados durante tres años en un diario francés.

¿Cómo acercar la filosofía a los jóvenes?
"Es natural filosofar, porque la mente piensa. El tema es darle la oportunidad, que casi nunca se hace, muchas veces a los padres mismos no les gusta tanto pensar, reflexionar. Pienso que es también miedo, pereza de encontrarse con sí mismo, preferimos estar en el proceso de correr cada día, más que parar un poco y empezar a pensar".

¿La rebeldía de los jóvenes deja espacio para la filosofía?
"El joven debe diferenciarse de su familia. Si el contexto se presta, porque hay diálogo, apertura, es fácil. Si queremos que un niño haga deporte y los padres no lo hacen, no lo va a hacer, lo mismo pasa con el pensamiento, si los padres no están interesados en pensar, hay pocas posibilidades de que el niño va a gustar de pensar".