AFTEROFFICE
buena vida

Un ejercicio refrescante...

Imagina concluir tu rutina de carrera con una cerveza en mano; si te llamó la atención, únete a los 'Beer Runners'. Como su nombre lo indica, sus integrantes combinan dos de sus pasiones más grandes: el deporte y la cerveza.
Eduardo Bautista
08 mayo 2016 20:51 Última actualización 09 mayo 2016 5:0
Beer Runners congrega a más de 20 mil corredores en todo el mundo. Su movimiento ha llegado a España, Canadá, Holanda y Argentina. (Especial)

Beer Runners congrega a más de 20 mil corredores en todo el mundo. Su movimiento ha llegado a España, Canadá, Holanda y Argentina. (Especial)

El deporte es un placer por sí mismo: genera endorfinas y estimula el hipotálamo. Esa sensación de adrenalina al correr no es otra cosa que las hormonas transitando por el cuerpo. Sin embargo, el relajamiento también es importante; lo sabe todo deportista amateur o profesional. Después de una carrera se vale relajarse con estilo. Y aunque suene extraño, la cerveza puede ser su mejor opción.

Desde 2007 existe un movimiento mundial llamado Beer Runners. Como su nombre lo indica, sus integrantes combinan dos de sus pasiones más grandes: el deporte y la cerveza. Su fundador, el estadounidense Eric Fiedler, comenzó con este proyecto en Filadelfia luego de leer un estudio elaborado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, el cual establece que, con moderación, ingerir esta bebida después de una carrera puede ser tan benéfico como cualquiera de tipo rehidratante.

La verdad es que el debate sobre este tema ha sido constante. Algunos médicos sostienen –no sin cierta razón– que el alcohol inhibe el rendimiento deportivo. Pero evidentemente no se trata de emborracharse, sino de refrescarse después de una larga carrera. Al final, el 95 por ciento de la cerveza es agua, y su contenido moderado en sodio y potasio la convierte en un líquido ideal para la hidratación.

Los especialistas de Granada recomiendan entre 400 y 600 mililitros para los hombres, y 200 y 400 mililitros para las mujeres. Todo esto sin que la cerveza rebase el 6 por ciento de contenido alcohólico. Incluso es aconsejable tomar vasos de agua entre cada cerveza para diluir el alcohol en la sangre. Cumpliendo esas reglas, la cerveza puede ser una simpática aliada.

Sólo depende de usted que una carrera derive en una experiencia culinaria. No olvide que, igual que el vino, la cerveza es una bebida perfecta para el maridaje. Cualquier pescado adquirirá un mejor sabor si lo combina, por ejemplo, con una pilsner. En ciertas regiones del Mediterráneo se acostumbra tomar una de abadía con perlas de manzana y mango. O una lager con frutos rojos. La sensación en su paladar será indescriptible.

Beer Runners congrega a más de 20 mil corredores en todo el mundo. Su movimiento ha llegado a España, Canadá, Holanda y Argentina. En México sólo hubo un intento en 2014 llamado Chela Run, organizado por Cerveceros de México en la Villa Olímpica. Sin embargo, en Estados Unidos organizan carreras constantemente. Sólo ingrese a www.fishtownbeerrunners.com para consultar el calendario.

Beer Runners une dos aspectos de la cultura mediterránea: el deporte y el acto social de compartir una cerveza. Además, es una manera de animar a cualquier persona, tanto a deportistas experimentados como aficionados, a seguir un estilo de vida saludable”, asegura el director general de Cerveceros de España, Jacobo Olalla Marañón.