AFTEROFFICE
DEPORTES

Un desastre llamado Thunder de Oklahoma

Oklahoma mantiene, por ahora, su segundo peor arraque de temporada, es el último lugar de su división y no tiene armonía en el vestidor. Este jueves se enfrenta con los Nets de Brooklyn en la Arena Ciudad de México.
Alain Arenas
05 diciembre 2017 22:57 Última actualización 06 diciembre 2017 5:0
Basquetbol

(Especial)

La marca de 10 partidos ganados y 12 perdidos es la segunda más floja de arranque de temporada del Thunder de Oklahoma (la peor sucedió en la 2008-09; 2-14).

El récord no corresponde con el poder de la quinteta, en la que militan Russell Westbrook –Jugador Más Valioso de la campaña pasada-, Paul George y Carmelo Anthony, líderes anotadores de Indiana y Knicks, respectivamente, quienes llegaron como refuerzos para el presente curso.

Los tres jugadores han bajado su promedio de puntos por partido. En este momento la de Oklahoma es la séptima peor ofensiva de la NBA en ese departamento: 102.1 (16 menos que Golden State, líder de la Liga). El equipo se encuentra en el último lugar de la División Noroeste de la Conferencia Oeste.

“Atacamos con rompimientos o con penetraciones individuales, que a veces no terminan en puntos. Nos ha faltado calma para pasar el balón el tiempo que sea necesario, crear más asistencias y que terminen en encestes. Esto nos ayudaría a jugar más como equipo. Los jugadores nuevos que llegaron este año todavía les hace falta acostumbrarse a los que ya estábamos en el plantel”, explica el español Alex Abrines, guardia del equipo, en videoconferencia.

Oklahoma promedia 21.1 asistencias por encuentro. Abrines considera que para que la productividad sea mayor es necesario que aumenten al menos a 25. Dice que es una cifra ideal para que todos los jugadores se sientan involucrados en el ataque.

“(El coach) Billy Donovan es uno de los principales responsables del mal arranque y de que los jugadores no pasen el balón. Hay dos razones que explican el mal rendimiento: cree que el sistema de penetraciones le dará victorias y sólo es cuestión de tiempo para que funcione, o pide a sus jugadores que pasen más la pelota y éstos lo ignoran. Si es éste último motivo, todo parece indicar que no ha sido firme en esta instrucción”, opina Carlos Morales, analista de ESPN.

El entrenador de Oklahoma es optimista pese al mal inicio de temporada. Ayer por la mañana, en conferencia de prensa, aseguró que los anotadores principales están recuperando su rendimiento. Sostuvo que las victorias ante Minnesota y San Antonio, del viernes y domingo pasado, respectivamente, confirman que el rumbo es el correcto.

Westbrook se encargó de repartir el balón, mientras que George y Anthony fueron los líderes en encestes. En esos encuentros, el Thunder superó su promedio de unidades por partido y logró más de 25 asistencias.

“Defensivamente no hemos tenido problemas. Somos la cuarta mejor defensiva de la Liga (99.0 puntos permitidos por partido, sólo superada por Utah, Boston y San Antonio). Se debe a que tenemos buena comunicación para defender en el perímetro y debajo del tablero. Si igualamos nuestro nivel de juego en la ofensiva tendremos posibilidades de pelear el campeonato”, añade Abrines.

Morales coincide con el español. Dice que su solidez defensiva se debe a que cuenta con tres de los mejores jugadores de la Liga: el centro Steven Adams, el guardia Andre Roberson y el mismo George, quienes son difíciles de superar en la penetración y son hábiles para recuperar rebotes defensivos.

“Carmelo ha tenido un desempeño aceptable defensivamente en lo que va de la temporada. Eso ayudó a que el equipo tuviera ayuda extra contra los rivales. Cuando defienden las jugadas de pick and roll –cuando un jugador bloquea a un defensivo para que el que lleva el balón quede desmarcado- son muy rápidos para relevar en las marcaciones. Eso limita al movedor de balón rival y facilita los robos de pelota”, agrega Morales.

Oklahoma –que enfrentará mañana en la Arena Ciudad de México a los Nets de Brooklyn (9-14) en el marco del 25 aniversario de los juegos de la NBA en el país- puede obtener esta semana su mejor racha en lo que va de la campaña: cuatro victorias.

Morales considera que si la temporada no mejora pronto para Oklahoma podrían aparecer la lucha de egos entre Westbrook, George y Anthony.

“Actualmente no la tienen porque juegan ofensivas por turnos, es decir, intercalan el balón en cada posesión. Pero eso podría acabarse si se desesperan producto de las derrotas. Cada uno tratará de salvar al equipo y eso provocaría una crisis en la franquicia”, señala.