AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Un curso de verano cuadro por cuadro

"La Matatena" ofrece para tus hijos el Taller de Animación en Plastilina Cuadro x Cuadro, en el cual los pequeños aprenderán este verano a realizar cortometrajes.
Sandra Aguilar
03 julio 2014 21:43 Última actualización 04 julio 2014 5:0
"La Matatena" ofrece cursos de verano muy cinematográficos. (Archivo)

"La Matatena" ofrece cursos de verano muy cinematográficos. (Archivo)

Existen muchos y variados cursos de verano que se pueden encontrar en distintos puntos de la Ciudad de México, entre deportivos, artísticos y culturales. Sin embargo, hay uno en especial que con el paso de los años se ha convertido en un semillero de lo que podrían ser las nuevas generaciones de directores del séptimo arte.

Se trata del Taller de Animación en Plastilina Cuadro x Cuadro que imparte "La Matatena", asociación civil que tiene como objetivo acercar a los infantes a una cinematografía de calidad de otras partes del mundo, pero también mostrarles la importancia de ver cine.

“A lo largo de los años, este taller ha resultado ser una herramienta perfecta para hacerle entender a los pequeños la importancia de la democracia, ya que tendrán que elegir una historia en colectivo, diseñar personajes, escenografías y narrar en conjunto a través de las imágenes en movimiento”, comparte la directora de "La Matatena", Lisset Cotera.

1
 

 

cursos de verano

Todo esto se realiza a lo largo de 10 sesiones, en las que los chicos moldean en plastilina a sus personajes, sin importar si son humanos, animales u objetos, pues todos se convertirán en seres animados gracias a su gran imaginación.

Pero quizá la mejor recompensa que pueden tener aquellos quienes formen parte de estos talleres, no será obtener un diploma por su participación, sino ver sus cortometrajes en las pantallas de uno de los recintos más importantes de la cinematografía del país, la Cineteca Nacional, en el marco de la clausura del Festival Internacional de Cine para Niños (...y no tan Niños).

“Para nosotros el taller, independientemente de las implicaciones que tiene que los niños se sumerjan en el mundo del cine y que conozcan lo que al director le resulta expresarse a través de las imágenes en movimiento, aquí lo que me parece impresionante es cómo algo que no tiene vida, tú se la puedas dar, y de ahí generar tanto un proceso como un discurso que se puede ver en pantalla, que siempre nos va a causar mucha curiosidad y que nos va a maravillar, gracias a esa gran capacidad y creatividad que tienen para realizar todos sus personajes, los entornos donde van a tomar vida”, destaca Cotera.

SEMILLAS QUE GERMINARON

Los talleres de "La Matatena" sembraron en algunos niños la inquietud de dedicarse al mundo del cine.

Tal es el caso de Diego Suárez Balleza, quien llegó a los 7 años y ahora siendo un joven de 21, es tallerista de esta asociación civil y ha impartido clases en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos y en el Centro de Capacitación Cinematográfica.

Felipe Herrera estudia cinematografía en Los Ángeles, California; Adrián Payares montó su estudio de grabación de audio y música para cine, y estudió en la Asociación Mexicana de Cineastas Independientes; Fernando Delgado produjo la cinta Mai Morire, de Enrique Rivero, y creó su propia empresa.