AFTEROFFICE
deportes

TV Azteca retira su apoyo a un desbordado Herrera

El entrenador mexicano Miguel Herrera protagonizó uno de los episodios más escandalosos en la historia del futbol mexicano. Fue acusado por el comentarista de TV Azteca, Christian Martinoli, de agredirlo en el aeropuerto de Filadelfia.
Redacción
27 julio 2015 23:44 Última actualización 28 julio 2015 5:0
Durante la Copa América, en la que México fue eliminado en la primera ronda, el entrenador encontró en Martinoli el foco de su ira. (Archivo)

Durante la Copa América, en la que México fue eliminado en la primera ronda, el entrenador encontró en Martinoli el foco de su ira. (Archivo)

Miguel Herrera ha puesto en peligro su estancia en el banquillo de la Selección mexicana de futbol. Desesperado, después de una Copa Oro en la que fue severamente críticado por el bajo rendimiento deportivo de su escuadra, protagonizó uno de los episodios más escandalosos en la historia del futbol mexicano. Fue acusado por el comentarista de TV Azteca, Christian Martinoli, de agredirlo en el aeropuerto de Filadelfia cuando ambos hacían el viaje de regreso a México.

Ayer por la tarde, en un comunicado difundido por Notimex, la televisora demandó una urgente y expedita investigación sobre el supuesto ataque a su conductor. “Nos extraña y preocupa enormemente el comportamiento del técnico, la Federación Mexicana de Futbol no puede permitir que se repita una agresión como la sufrida por nuestro colaborador”, advierte la empresa de Grupo Salinas que posee los derechos de transmisión de todos los partidos del cuadro nacional.

A partir de los resultados de esas pesquisas, agrega, se deben aplicar sanciones y tomar las medidas correspondientes para que nungún otro representante del balompié nacional ocasione hechos tan lamentables como éste.

Por otra parte, Jorge Vergara, dueño del Guadalajara, señaló que lo que Miguel Herrera tiene que hacer es renunciar a su cargo como director técnico de la Selección nacional. Sin embargo, el empresario aseguró que no cree que haya un sustituto para él todavía; “la verdad es que no hay muchos candidatos”.

La imagen pública del hombre que se ganó la simpatía de millones al conseguir el pase a la fase final de la Copa del Mundo de Brasil, en la que estuvo a minutos de conseguir el esperado quinto partido ante Holanda, se ha erosionado con la misma rapidez con la que creció.

Durante la Copa América, en la que México fue eliminado en la primera ronda, el entrenador encontró en Martinoli el foco de su ira. Como si la aprobración y descrédito de su labor en la construcción del juego dependiera de una sola voz, Herrera fijó en el comentarista de TV Azteca a todos sus detractores. Durante una conferencia de prensa le llamó “pendejo” y luego le sugirió en su cuenta de Twitter que al encontrarlo “arreglarían las diferencias”.

Martinoli y Herrera fueron buscados por este medio sin éxito. La redes sociales participaron intensamente en una de las jornadas más polémicas de los últimos años. Un buen número de reporteros se solidarizó con el narrador pidiendo abiertamente la renuncia del técnico, cuya hija fue acusada de agredir a Luis García, acompañante de vuelo de Martinoli.

Dos integrantes del equipo, los hermanos Giovani y Jonathan Dos Santos, manifestaron su apoyo al entrenador en sus cuentas de Twitter. En los que mensajes, que fueron borrados de sus cuentas poco tiempo después, uno de ellos, Jonathan, calificó a los reporteros como “perros”.

El lenguaje evidencia el mal momento deportivo por el que pasa el equipo nacional que juega en octubre el partido por el pase a la Copa Confederaciones ante Estados Unidos.