AFTEROFFICE
culturas

Troker, una banda mexicana que destaca más afuera

Con 12 años de trayectoria, es en el extranjero en donde Troker ha sido tomada en serio. "El rebote de lo que está sucediendo afuera ha hecho que nos volteen a ver más en nuestro país", afirma Samo González, uno de los integrantes de la banda.
Rosario Reyes
28 diciembre 2015 21:3 Última actualización 29 diciembre 2015 5:0
Una vez consolidada la internacionalización del grupo, comenta Samo, les interesa seguir tocando en el país. (Cortesía)

Una vez consolidada la internacionalización del grupo, comenta Samo, les interesa seguir tocando en el país. (Cortesía)

Ya tiene agencias de representación en Estados Unidos, Europa, Sudamérica y su siguiente destino es Asia. En 2015, Troker se colocó como la banda independiente mexicana de mayor proyección internacional.

Con dos conciertos en Nueva Orleáns, donde musicalizó en vivo la cinta El automóvil gris, la agrupación tapatía cerró en diciembre un año de giras por el extranjero. Glastonbury, en el Reino Unido, y Sochi, en Rusia, entre otras ciudades europeas, recibieron la potencia del rock, la improvisación jazzística y la versatilidad de la tornamesa en la que se mezclan sonidos inconfundiblemente mexicanos como el mariachi.

Nueva York y Montreal también atestiguaron el éxito del sexteto integrado por El Tiburón Santillanes en el saxofón, Samo González en el contrabajo, Chey flores en la trompeta, Frankie Mares en la batería, Christian Jiménez en el piano y DJ Zero.

“Ha sido un muy buen año para nosotros, tocamos en varios países, pudimos estar en el Festival de Jazz de Montreal y en el Festival de Jazz de Nueva York. También tuvimos una visita de servicio social a Haití, estuvimos por primera vez en Brasil y en Italia, y fuimos seleccionados para Jazzahead, en Bremen, Alemania, que es una plataforma muy importante para el jazz en Europa, donde invitan a programadores de todos los festivales europeos y es muy difícil ser seleccionados: de 800 bandas eligieron a 30”, comparte Samo González.

El disco El crimen sonoro ha sido su carta de presentación. Con éste, reconoce el músico, no sólo tocaron en diversos países, sino que siguieron desarrollando los ideales y objetivos que tienen como banda desde su fundación.

HITOS MUSICALES
Fundación: 2003
Origen: Guadalajara
Discos: Jazz vinil (2007), Pueblo de brujos (2011), El Rey del camino (2010), Crimen sonoro (2014)
Festivales internacionales: Glastonbury 2013, Jazz Fest de Viena 2014, Winter Jazz Fest de Nueva York 2015 y Montreal Jazz 2015.


La agrupación concluye este 2015 con una beca otorgada por el Congreso estadounidense para recorrer escenarios de Estados Unidos durante 2016, cuando también publicarán una novela gráfica basada en este álbum, escrita por Bernardo Esquinca y editada por Almadía.

Una vez consolidada la internacionalización del grupo, comenta Samo, les interesa seguir tocando en el país, aunque reconoce que sus mayores oportunidades están en el extranjero.

“Creemos que es donde nos han tomado más en serio. En algunos festivales de México comienzan a tener apertura a cosas nuevas. Somos una banda instrumental y a los programadores les cuesta trabajo decidir dónde colocarnos, no saben si somos jazz o si somos rock, pero podemos presentarnos perfectamente en festivales de uno u otro, como en el Vive Latino, donde hemos tenido muy buena acogida”, explica. “Creo que el rebote de lo que está sucediendo afuera ha hecho que nos volteen a ver más en nuestro país”.

EL SALTO
Fue en 2011 cuando el programador Steve Simmons, responsable de uno de los escenarios principales de Glastonbury, los descubrió en la rueda de negocios de la música Circulart, en Colombia. Con una década de trayectoria, la banda se presentó allá en 2013. Es el único grupo en el mundo que ha acudido dos años consecutivos a este encuentro.

Gracias a esa invitación, la banda consiguió hacer una gira más extensa en Europa. Su participación en Womex, la feria más grande de world music en 2013 en el Reino Unido, les abrió nuevos horizontes, y su segunda participación en Glastonbury este año fue un suceso, reconoce el contrabajista.

“En febrero regresaremos con una gira más extensa, hemos tenido un gran revuelo internacional”, afirma. La fusión musical de Troker ha desarrollado una propuesta propia, con un sello distintivo.

“No es tan común que un grupo mexicano se meta a este lado de la música de jazz con rock y hip hop y que tenga además un sonido local. Creo que se ha logrado un sonido muy auténtico, y sobre todo que la gente lo identifica como mexicano; eso nos ha abierto muchas puertas. En estos días nos daban la noticia de que un periódico especializado en jazz en Nueva York había elegido entre los mejores conciertos de 2015 el que tocamos en el Winter Jazz Festival. Ha sido muy bueno para nosotros saber del impacto que estamos teniendo”.