AFTEROFFICE
deportes

Triste recuerdo para los 76ers de Filadelfia

Con la peor marca en la NBA, Filadelfia añora su última final disputada hace 15 años. Con Allen Iverson, Dikembe Mutombo y Aaron McKie, los 76ers completaron en la temporada 2000-01 una de sus mejores campañas en su historia.
Axel Beissner
02 febrero 2016 22:3 Última actualización 03 febrero 2016 5:0
Los 76ers. de Filadelfia eran liderados por el sorprendente Allen Iverson. (Erick Retana)

Los 76ers de Filadelfia eran liderados por el sorprendente Allen Iverson. (Erick Retana)

Los números son fríos, y en Filadelfia mucho más que los 16 grados centígrados anunciados para hoy, cuando su equipo de basquetbol reciba en casa a los Hawks de Atlanta. Los milagros en el deporte ocurren pocas veces, por lo que los 76ers no clasificarán a la postemporada por cuarto año consecutivo, al ocupar el último sitio de la Conferencia Este, a 18 victorias del octavo lugar (Pacers de Indiana), con 34 partidos por disputarse.

Una gran decepción para los fanáticos de la franquicia que en 2016 cumple 70 años desde su fundación, ya que en las 14 campañas entre 1999-00 y 2011-12 (cuando cayeron en las semifinales) contó con 10 participaciones en playoffs.

A ello se suma el triste recuerdo de la última final disputada en la NBA, hace ya 15 largos años, cuando en la temporada 2000-01 lo ganaron todo, excepto lo más importante: el trofeo Larry O’Brien, con el que hubieran conquistado su cuarto campeonato.

Liderados por un sorprendente joven llamado Allen Iverson con sólo cinco años de experiencia en la liga de basquetbol estadounidense (Jugador Más Valioso de la temporada, Jugador Más Valioso del Juego de Estrellas y Máximo anotador de la liga, 31.1 puntos por partido), dirigidos por Larry Brown (Mejor entrenador del año), apoyados bajo la tabla por Dikembe Mutombo (Mejor defensor) y con Aaron McKie (Mejor sexto hombre) en la banca, los 76ers completaron una de sus mejores campañas para llevar a la institución a su novena final.

Sin embargo, ni todos los galardones de sus jugadores fueron suficiente para dar pelea a los Lakers de Los Ángeles, que de la mano de la dupla formada por Shaquille O’Neal (Jugador Más Valioso de la serie) y Kobe Bryant se hicieron del título con un contundente 4-1.

Dos años después de esta derrota, Filadelfia dejó ir a su entrenador Larry Brown, lo que dio pie a un ir y venir de, hasta ahora, seis responsables de su banquillo, incluido Brett Brown, actual coach que tiene al conjunto de Pensilvania con récord de 7 victorias, 41 derrotas (14.6% de efectividad, la segunda peor en la historia de la franquicia) y en su tercera temporada con marca perdedora con él al frente.