AFTEROFFICE
CULTURAS

Tres básicos de Mark Twain

Escritor, orador, humorista y crítico de las instituciones de su tiempo, Samuel Langhorne Clemens, mejor conocido como Mark Twain, nació un 30 de noviembre de 1835 con el paso de un cometa.
Redacción
30 noviembre 2017 0:0 Última actualización 30 noviembre 2017 5:0
mark twain

(Tomada de facebook.com/MarkTwainAuthor)

Un 30 de noviembre de 1835 en Florida, Missouri, nacía Samuel Langhorne Clemens, quien pasó a la posteridad como Mark Twain.

A lo largo de su vida trabajó como aprendiz de un impresor y redactor para el periódico de su hermano mayor Orion, piloto navegante en el río Misisipi, minero pero pasó a la posteridad por sus obras literarias. Aquí te dejamos tres historias esenciales.

1. LAS AVENTURAS DE TOM SAWYER


Publicada en 1876, es la obra maestra del escritor estadounidense, y relata las aventuras de dos chicos, Tom Sawyer y Hucleberry Finn en una época previa a la Guerra Civil estadounidense en el pueblo ficticio de 'St Petersburg'.

Sobre esta historia, Twain explicó que de la mayor parte de aventuras registradas en ella, un par fueron sus experiencias y las demás de compañeros suyos del colegio.

"Huck Finn está tomado de la vida real; Tom Sawyer también, pero no de un solo individuo: es una combinación de las características de tres muchachos que conocía y pertenece, por tanto, al orden compuesto de la arquitectura", escribió sobre sus personajes.


2. EL PRÍNCIPE Y EL MENDIGO
Twain escribió esta historia cuando tenía 42 años de edad y es considerado por sus investigadores más como un cuento largo que como una novela.

Narra las aventuras de dos muchachos, uno príncipe y otro mendigo que guardan un asombroso parecido y un día ven cambiados sus papeles en la sociedad.


​3. UN YANQUI EN LA CORTE DEL REY ARTURO


Tras sufrir un golpe en la cabeza, el yanqui Hank Morgan de manera inexplicada e inexplicable, es transportado hacia atrás en el tiempo hasta el siglo VI, en la época del rey Arturo y arrastra consigo todo el conocimiento tecnológico del siglo XIX y su ideología republicana y protestante.

Mark Twain escribió esta historia en 1889, y hace una crítica velada a las instituciones políticas y religiosas.