AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Trazos llenos de lujo
y glamour

Blair Breitenstein, aficionada a la moda desde niña, popularizó sus dibujos en Instagram, de donde brincaron a M.A.C. y Gucci y que ahora llegan a México plasmados en una línea de bolsos.
Lizbeth Hernández
18 octubre 2017 23:31 Última actualización 19 octubre 2017 5:0
ilustración

(Cortesía)

En las primeras filas de los desfiles de moda del mundo hay reservas especiales para los ilustradores. Quienes ejercían ese oficio a finales del siglo XIX y principios del XX, consignaban con sus dibujos los diseños de cada colección. Hoy son invitados infaltables que se codean con exploradores de tendencias, celebridades y diseñadores famosos.

Capturan con trazos y color su visión de lo que pasa en las pasarelas. Algo impensable en medio del auge de las redes sociales y la inmediatez, pero fue justo eso, lo que los volvió a incluir.

Ellos se posicionan como artistas cada vez más reconocidos y solicitados por casas de moda como Prada, Dior, Gucci, Fendi y Chanel. La razón es simple, “las grandes marcas retoman glamour y sofisticación con dibujos y no con fotografías que resultan frías”, publicó la revista Elle, en su edición canadiense de diciembre de 2016.

Desde entonces la tendencia no ha parado. A ese grupo pertenece Blair Breitenstein, aficionada a la moda desde niña, estudió comunicación y publicidad en la Universidad de Washington State, pero fue gracias a que sus dibujos se popularizaron en su cuenta de Instagram, que el editor de la revista Harper´s Bazaar, la invitó a formar parte del mundo de la moda.

1
 

 

bolsa


Desde entonces no ha dejado sus materiales de dibujo en paz, mismos que, confiesa, trae en la bolsa. “En cualquier momento puede llegar algo de inspiración”, comenta.

Blair dibuja siluetas de rostro anguloso. Con ojos grandes y escuálidos cuellos capturó el interés de marcas que la han solicitado para sus campañas publicitarias. Sus creaciones están en constante circulación, por estos días se pueden ver en M.A.C. Cosmetics y Gucci.

“La ilustración se basa en el estilo de quien la hace, mi inspiración es Brigitte Bardot, busco transmitir el glamur de las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, a través de grandes ojos y lentes, y mucho color”, asegura la dibujante.

La calidad de su trabajo, su exposición en redes sociales y sus colaboraciones con grandes marcas llevaron a la empresaria mexicana Claudia Martínez a buscar a Blair.

1
 

 

Bolsa


“Sin dudarlo le escribí. Total, lo peor que hubiera pasado habría sido que no respondiera, pero para mi sorpresa me contestó mi mail. A partir de entonces comencé a buscar un proyecto para trabajar juntas”, recuerda Claudia, quien le propuso a Blair plasmar sus diseños en una colección de bolsos de piel.

Ese es el primer proyecto de su marca Chocolat Noir, cuya colección se vende en exclusiva en la tienda Saks Fifth Avenue Santa Fe. Fabricadas en piel de bovino, por el momento sólo hay cuatro opciones que corresponden al número de ilustraciones que Claudia le compró a Blair. La más grande, una big bag, tiene un precio de 28 mil 500 pesos, la más económica es un clutch de 11 mil pesos. Sólo se fabricaron 10 piezas por estilo.

“Todo se hizo en México. Es un producto tan cuidado como una artesanía. Se me ocurrió usar las bolsas porque uno las lleva a todos lados y cada estilo dice mucho de quien la elige”, añade Claudia.
Blair se dijo “muy complacida” con la colección, y prepara una primera exposición de sus dibujos en una galería londinense.

“Hoy estoy colaborando con este proyecto en México gracias a las redes sociales. Es la manera de dar a conocer mi trabajo y llegar a muchas partes del mundo”, asegura.

La cuenta de Instagram que la lanzó a la fama: @blairz