AFTEROFFICE
CULTURAS

Tras los pasos de Iñárritu, Cuarón y Del Toro, la generación que viene

Jóvenes cineastas mexicanos como Gerardo Naranjo y Michel Franco siguen la estela de éxito de Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro.
Reuters
23 febrero 2015 2:19 Última actualización 23 febrero 2015 12:0
Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro. (Reuters)

Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro. (Reuters)

Una nueva ola de cineastas mexicanos ha surgido detrás del éxito de directores como Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, quienes dejaron México en una mala época para el cine local y triunfaron en Hollywood rompiendo convenciones.

La película de González Iñárritu "Birdman" obtuvo el domingo el premio a la Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original y Mejor Fotografía. El año pasado, Cuarón se coronó como Mejor Director por "Gravity", el primer premio de este tipo para un cineasta latinoamericano.

Ambos, junto con Guillermo del Toro, forman un trío que comenzó sus carreras en la década de 1990 cuando la industria cinematográfica en México estaba prácticamente muerta, lo que los llevó a dejar su país y lograr éxito mundial.

"Fuimos muy afortunados de tener la posibilidad de ser alimentados por cineastas europeos, por algunos americanos (...) cine del mundo", dijo González Iñárritu a Reuters.

"México es aún una increíble fuente de cultura, pero cinematográficamente hablando (...) hace 20 años era horrible", dijo el autor de "Amores Perros", su primer gran éxito.

El gran mérito de los tres ha sido mantener el control de sus proyectos dentro del cine hollywoodense, levantando al mismo tiempo el perfil de México.

La producción de cine mexicano pasó de 28 películas en el 2000 a 130 el año pasado, de acuerdo con el grupo Canacine. Pero aún es temprano para afirmar que los nuevos talentos van a hacer carrera en Hollywood.

Este año se pondrán en cartelera nuevas producciones de Gerardo Naranjo y Michel Franco, dos de los más notables en la nueva generación de directores que han dejado de lado las fórmulas de estudio.

Esta nueva generación creció en medio del proceso de México hacia una economía más abierta y el fin de décadas de un régimen autoritario con el Gobierno de un mismo partido, en el 2000.

Los primeros pasos de Naranjo como "Miss Bala", sobre una reina de belleza atrapada en las redes del narcotráfico y "Voy a explotar", una historia de amor adolescente y rebeldía, llamaron la atención de la 20th Century Fox.

El cineasta pasó cerca de cuatro años desarrollando sus primeros proyectos con Fox, incluyendo una nueva versión de "El vengador anónimo" con Bruce Willis, pero lo abandonó, frustrado por el sistema de estudio de la compañía.

"Es importante reconocer la maestría de la anterior generación", dijo Naranjo. "Cuarón, Iñárritu, ellos encontraron un camino para proteger sus proyectos y esto es lo más difícil de hacer en Estados Unidos. La industria encuentra la manera de limitar todo el tiempo la creatividad", agregó.

Pero la salida desafiante de Naranjo de Hollywood llamó la atención y atrajo a un grupo de jóvenes actores liderados por Dakota Fanning hacia su nueva película "Viena and the Fantomes", escrita y dirigida por él, actualmente en edición.

"Siento que tengo algo que ofrecer que faltaba en la industria", dijo. "Le estoy dando a actores americanos la posibilidad de hacer lo que debieran estar haciendo pero no habían tenido oportunidad", agregó.

En "Viena", Fanning es una joven "groupie" detrás de una banda punk.

"Se trata de su viaje en el que descubre que la celebridad no está ligada al talento en Estados Unidos", dijo Naranjo.

Los directores mexicanos han desarrollado sofisticados estilos de filmación que les han llevado a ganar premios en los principales festivales cinematográficos, aún con presupuestos limitados, y han atraído a actores cansados de las fórmulas tradicionales.

Michel Franco, cuya película sobre el bullying "Después de Lucía" ganó un premio en Cannes en 2012, está actualmente editando su primera película en inglés, "Chronic", protagonizada por Tim Roth.

Este actor, integrante del jurado que premió a Franco en Cannes, se ha mostrado entusiasmado de trabajar con el joven director mexicano y lo convenció de cambiar el guión que estaba escribiendo con un protagonista masculino.

"Chronic" fue inspirada por una mujer que cuidó a la abuela de Franco cuando estaba muriendo. Ahora Roth protagoniza a un enfermero que atiende a pacientes terminales mientras trata de reencontrarse con la familia que abandonó.

"Son películas que no tratan de ser complacientes con el público. Van llevando una historia no común, son historias sin un género", dijo.

Roth también protagoniza "600 millas", del joven Gabriel Ripstein, coproductor de "Chronic" basada en un criticado programa del Gobierno estadounidense llamado "Rápido y Furioso" por el cual se introdujeron miles de armas a México para investigar el tráfico de armas hacia este país.

Con Hollywood concentrado en las películas taquilleras, la nueva generación de directores mexicanos confía en seguir atrayendo talentos para sus proyectos independientes.

"No es el mismo Hollywood al que llegaron Iñárritu y Cuarón", dijo Gaz Alazraki, director de "Nosotros los Nobles" y quien actualmente trabaja en la primera serie de Netflix en español, "Club de cuervos".

"Pero hay montón de grandes actores que quieren hacer películas personales, entonces si puedes hacer equipo con ellos, es grandioso", explicó.