AFTEROFFICE
deportes

Tonatiú López, talento precoz del atletismo

El joven sonorense es la esperanza mexicana en los 800 metros para los Mundiales de Atletismo de Londres en agosto; en esa distancia, el país no tiene representantes olímpicos desde Seúl 1988.
Alain Arenas
25 junio 2017 22:4 Última actualización 26 junio 2017 5:0
El joven es una de las esperanzas del atletismo mexicano. Su especialidad son los 800 metros. (Especial)

El joven es una de las esperanzas del atletismo mexicano. Su especialidad son los 800 metros. (Especial)

Tonatiú López jugaba tochito bandera antes de conocer el atletismo. Tenía 8 años y notaba que era más rápido que el resto de sus compañeros. Todo iba bien hasta que su entrenador lo citó junto con Claudia Álvarez, su madre, para proponerles un cambio: que dejara el emparrillado por las pistas. Según el coach, tenía más futuro de triunfar en esa disciplina.

Álvarez aceptó, lo inscribió en una escuela de atletismo en Hermosillo, Sonora, de donde es originaria la familia, pero Tonatiú no estaba de acuerdo con la decisión. “Odiaba el atletismo. Odiaba que mi mamá me llevara a entrenar. Sentía que ese tiempo que ocupaba en practicar podía utilizarlo para jugar con mis amigos en las calles. Estaba muy equivocado”.

El niño poco a poco le encontró el gusto a correr. Dice que a los 12 años cambió ese odio por amor. “No hay día en que no le agradezca a mi madre haberme llevado todos los días a entrenar. Ahora disfruto cada día en las pistas y sé que dejar el futbol americano fue la decisión acertada”, asegura.

El joven es una de las esperanzas del atletismo mexicano. Su especialidad son los 800 metros.

En marzo de este año, en la Universiada Nacional realizada en Culiacán, detuvo el cronómetro en 1:45.51 minutos para romper el récord mexicano (1:45.88, de James Paul Echriber, en 2013) y dio la marca requerida para los Mundiales de Atletismo que se celebrarán del 5 al 13 de agosto en Londres, Inglaterra.

“Mi objetivo es calificar a la final. Sé que no será fácil, pero es posible porque he dado buenos resultados en los Campeonatos Mundiales Sub-20 (terminó cuarto en Bydgoszcz, Polonia 2016). No siento nerviosismo pese a que será mi primera competencia internacional en un torneo sin límite de edad. Quiero que empiece lo más rápido que se pueda, que sea la parte final de mi revancha”, sostiene el sonorense.

López llama a estos Campeonatos Mundiales su revancha porque a los Juegos Olímpicos de Río 2016 no pudo asistir. Cuenta que se quedó a medio segundo de conseguir su boleto a la justa. Fue un momento amargo en su carrera. Recuerda que lo superó enfocándose en las competencias que se correrán este año, como los Mundiales y la Universiada Mundial, que se celebrará del 19 al 30 de agosto en Taiwán.

“Serán dos buenas competencias para bajar mi mejor registro (1:45.51) y para medirme contra los mejores del mundo. La idea es que también participe en los Juegos Centroamericanos (2018 en Barranquilla, Colombia), Panamericanos (2019 en Lima, Perú), en los siguientes Mundiales de Atletismo (2019 en Doha, Qatar) y finalmente en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”, señala.

Si el plan de López se cumple, se convertirá en el primer mexicano que corre los 800 metros en calificar a las justas veraniegas desde Mauricio Hernández, quien fue eliminado en la primera ronda de Seúl 1988. El sonorense cree que la ausencia de velocistas nacionales en esa distancia se romperá en Tokio, ya sea con él o con otro participante.

“Es cierto que no es una prueba que históricamente se le dé al mexicano, pero los tiempos han cambiado. Actualmente las universidades tienen mucho talento en esta distancia. Lo percibí en el pasado campeonato nacional de atletismo. Algunos me decían que iba a ser una carrera sencilla, pero fue todo lo contrario. Al arranque estuvimos parejos y al final de la competencia sólo tuve dos segundos de diferencia con el segundo lugar. Fue duro y es reflejo de los talentos que hay en el país”, expresa quien es uno de los 14 atletas mexicanos que participará en la justa londinense.

EJEMPLO SONORENSE
Tonatiú López
no admira a ningún atleta que corra su distancia. Pero sí a Luis Rivera, saltador mexicano de longitud, quien ganó la medalla de oro en la Universiada Mundial en Kazán 2013 y, un año antes, participó en los Juegos Olímpicos de Londres.

“Es un ejemplo a seguir, porque combinó el alto rendimiento con su Maestría en Ingeniería Energética en el Tec de Monterrey. Quiero seguir su legado, porque demostró a los atletas mexicanos que podemos triunfar en el deporte de alto rendimiento y en los estudios de nivel superior”, sentencia.