AFTEROFFICE
deportes

Tom Brady, fuera cuatro partidos por balones desinflados

El quarterback de los Patriots de Nueva Inglaterra y Jugador Más Valioso del último Super Bowl, fue suspendido por la NFL por los primeros cuatro partidos de la próxima temporada, por su vinculación en una trama para desinflar los balones que se usaron en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana.
AP
11 mayo 2015 17:29 Última actualización 11 mayo 2015 17:35
Los balones con menos presión de aire pueden ser más fáciles de sujetar, y son preferidos por algunos quarterbacks. (Reuters)

Los balones con menos presión de aire pueden ser más fáciles de sujetar, y son preferidos por algunos quarterbacks. (Reuters)

NUEVA YORK.- La NFL suspendió a Tom Brady por los primero cuatro partidos de la próxima temporada por su vinculación en una trama para desinflar los balones que se usaron en el partido por el campeonato de la Conferencia Americana.

El quarterback de los Patriotas de Nueva Inglaterra, Jugador Más Valioso del último Super Bowl, no podrá cobrar salario durante la suspensión, indicó la NFL este lunes.

La liga también castigó a los Patriotas con una multa de 1 millón de dólares y les quitó un par de selecciones del draft, incluyendo el de la primera ronda el año entrante. Dos empleadores también fueron suspendidos de manera indefinida, entre ellos el individuo que se identificó como el encargado de desinflar los balones.

La liga citó la integridad del deporte al dar a conocer los castigos cinco días después que se difundió el informe de un investigador en el que se plasmó que Brady "al menos tenía una idea general" de que dos empleados de los Patriotas preparaban los balones a su gusto y por debajo de los requisitos establecidos.

Los balones con menos presión de aire pueden ser más fáciles de sujetar, y son preferidos por algunos quarterbacks. La NFL exige que los balones estén inflados a entre 12,5 y 13,5 libras por pulgada cuadrada, y cada equipo es responsable por los ovoides que utiliza cuando está a la ofensiva.

La investigación se puso en marcha después que los Patriotas derrotaron 45-7 a los Potros de Indianápolis, el 18 de enero. Indianápolis se quejó de que varios balones no estaban inflados a la presión debida, y la liga confirmó que 11 de 12 pelotas estaban por debajo del límite permitido. La investigación empezó cuando Nueva Inglaterra se preparaba para jugar el Super Bowl contra Seattle, que ganaron dos semanas después.