AFTEROFFICE
buena vida

Tips para ponerse a tono con el mejor tequila

Elige una de las distintas variedades que ofrece el tequila, de joven a extra añejo, de acuerdo a tus gustos y cómo planees beberlo. Todo es válido para seducir al comprador.
Lizbeth Hernández
05 julio 2017 22:8 Última actualización 06 julio 2017 5:0
Tequila

Tequila

Marcas, etiquetas y botellas con sofisticadas formas. Todo es válido para seducir al comprador. Entre la vorágine de opciones, la elección se vuelve complicada. Antes de comprar un tequila, la recomendación de los expertos es preguntarse qué sabores desea paladear y después seleccionar el tipo de añejamiento.

Este último proceso es el que aporta diversidad de aromas y olores. La mayoría de las marcas cuenta con al menos tres opciones: en los blancos se encuentran tonos cítricos, en los jóvenes un ligero sabor a caramelo y en los reposados se privilegia la referencia a madera. Mención aparte merecen reserva, añejo y extra añejo, en los que el agave se funde con el sabor característico de la madera de su barrica. Por lo general son destilados intensos con amplia permanencia en boca, los cuales no se deben mezclar.

El destilado blanco no requiere de añejamiento, en contraste, el extra añejo debe permanecer en barrica por lo menos tres años, de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana.

1
  

  

Tequilas

Otro factor a tomar en cuenta es el proceso de producción, como lo señala el sommelier Ernesto Garza. “Para paladares sofisticados que privilegien la experiencia, lo más selecto son los tequilas artesanales, cuyo proceso pausado privilegia la calidad sobre el volumen”.

El proceso artesanal contempla sólo agaves que tengan por lo menos siete años de maduración en los campos, con lo que se asegura que los almidones estén en su punto. Después de la jima, las piñas se cuecen lentamente en horno de ladrillo. “Esta es una de las diferencias marcadas con tequilas que no son artesanales, porque generalmente esos se cuecen de manera rápida en hornos industriales”, explica el experto.

El fuego lento asegura que el sabor del agave será más placentero al paladar, aun cuando no todos los tequilas artesanales son orgánicos. Para que el sabor se acerque al verdadero origen del destilado es necesario que estén libres de insecticidas, pesticidas, herbicidas y fungicidas.

OPCIÓN PREMIUM
Con elaboración orgánica certificada por la compañía europea Bioagricert, plantación y proceso de destilado en los campos de Amatitán, Jalisco, y respaldado por premios internacionales como la medalla de oro obtenida en los Agave Spirits Challenge en 2008, debuta en el mercado mexicano el tequila Hacienda Álamos, con una selección de diferentes añejamientos: blanco, reposado, añejo y extra añejo.

“Es un destilado fino, de los pocos del país que es premium y orgánico con certificaciones avaladas por mercados tan demandantes como el europeo y el norteamericano. Por el momento sólo estará disponible a través de la página de Internet”, asegura el sommelier.

¿CÓMO MARIDAR MEJOR?
El tequila blanco aporta notas cítricas a lima, flor de naranjo, pera y anís. Tiene un sabor equilibrado y es ideal para acompañar pescados, mariscos y risotto.

Con 12 meses en barrica, en el tequila reposado se distinguen toques de dulce de leche con canela, caramelo y manzana deshidratada. Se puede acompañar con barbacoa, quesos y filetes de carne.

Al permanecer por 24 meses en barricas de whisky irlandés, las notas de cata del tequila añejo refieren sabores a dulces confitados, coco, acitrón y especias. Ideal como digestivo en la sobremesa y con postres.
El licor extra añejo se guarda cinco años en barricas de whisky. Es aromático e intenso, pero no pierde su sabor a agave. Se recomienda sólo o con un buen puro.