AFTEROFFICE
deportes

Tigres, por la Copa Libertadores en contra de todo

La UANL disputa hoy el partido clave para convertirse en el primer campeón mexicano de la Copa Libertadores; deberá jugar contra el árbitro y el parado defensivo que se espera de River Plate.
Domingo Aguilar Mendiola
28 julio 2015 22:25 Última actualización 29 julio 2015 5:0
En el futbol de Sudamérica es impensable que un equipo mexicano gane la Libertadores. (Reuters)

En el futbol de Sudamérica es impensable que un equipo mexicano gane la Libertadores. (Reuters)

La UANL disputa hoy el partido clave para convertirse en el primer campeón mexicano de la Copa Libertadores; deberá jugar contra el árbitro y el parado defensivo que se espera de River Plate. Julio César Pinheiro, ex jugador del Cruz Azul, recuerda que su nula efectividad durante la final de 2001 contra Boca Juniors y el mal arbitraje fueron los factores que se combinaron para no poder conseguir una buena ventaja en el primer duelo.

“En la final en el Azteca los árbitros se pasaron con nosotros. La Libertadores se juega diferente: no se marcan muchas faltas, se deja jugar más, la gente pega patadas por todos lados. El torneo es diferente por eso”, asegura el brasileño.

En 2010 las Chivas también alcanzaron la final del torneo sudamericano de clubes (contra el Internacional de Porto Alegre) y José Luis Real, entrenador de los tapatíos en ese momento, considera que a su equipo le afectó sobremanera la ausencia de los seleccionados y la caída en casa.

“En el futbol de Sudamérica es impensable que un equipo mexicano gane la Libertadores, por más que hemos demostrado que tenemos equipos que los igualan y en ocasiones superan en calidad”, afirma el director técnico.

Real sostiene que conseguir una ventaja en la ida da seguridad que “reafirma la calidad del plantel”. Sin embargo, indica que el peligro de las escuadras sureñas radica en el “oficio que tienen para venir a encerrarse, para venir a cortar el juego de manera continua”.

Pinheiro cuenta que en su país se dice que el equipo de Monterrey tiene muchas posibilidades de levantar el trofeo por la solidez que ha demostrado en todas sus líneas. El trabajo de Ricardo Ferreti empezó a llamar la atención de la prensa de Brasil y el Tuca confesó a O Globo que existe temor a enfrentar la final por la falta de ritmo de su equipo, así como por la influencia del árbitro, basándose en el antecedente de Cruz Azul y Chivas.

Real también considera clave sobrellevar la hostilidad del ambiente. Durante las fases previas a la final, las barras interrumpían el paso de su camión hasta los estadios. El estratega espera que por ser una final los factores en contra no se presenten y que pese a la falta de ritmo que acusa Ferreti, ve a Tigres campeón, “sin ninguna duda”.