AFTEROFFICE
deportes

Tibia, la atención de la FMF ante actos violentos

La Federación Mexicana de Futbol actúa tímidamente ante los actos violentos registrados hace 11 días en el Luis 'Pirata' Fuente, pese a que son un fenómeno cada vez más común en el futbol nacional.
Alain Arenas
27 febrero 2017 22:55 Última actualización 28 febrero 2017 5:0
De acuerdo al reglamento general de la FMF, la seguridad dentro del inmueble debe estar a cargo del equipo local. (Cuartoscuro)

De acuerdo al reglamento general de la FMF, la seguridad dentro del inmueble debe estar a cargo del equipo local. (Cuartoscuro)

Con paliativos como el partido de veto y la multa de 730 mil 743 pesos que la Federación Mexicana de Futbol (FMF) impuso al Estadio Luis Pirata Fuente y al club Veracruz, tras la trifulca que se desató entre pseudoaficionados, el pasado 17 de febrero, los actos violentos ocasionados por las barras en las gradas del futbol nacional continuarán, aseguran especialistas.

“En promedio se producen tres o cuatro acontecimientos violentos al año por los grupos de animación denominados barras bravas, entre equipos de Primera División y Liga de Ascenso. La respuesta de las autoridades mexicanas y de la misma Liga MX fue implementar reglamentaciones antiviolencia, pero hasta el momento no se cumplieron rigurosamente. Como consecuencia, estos comportamientos se siguen repitiendo”, explica Hugo Sánchez Gudiño, autor del libro El lucrativo negocio mediático de los ultras y radicales del futbol mexicano.

En mayo de 2015 Decio de María -presidente de la FMF-, Miguel Ángel Mancera –jefe de gobierno de la Ciudad de México- e Hiram Almeida –secretario de Seguridad Pública capitalino- presentaron el manual Estadio Seguro, con el cual se busca brindar protección a los asistentes a los estadios de futbol de la CDMX y homologarlos con el resto de la República Mexicana.

1
  

  

(Cuartoscuro)

Desde la implementación de este estatuto se han registrado cinco incidentes violentos de las barras: tres en el máximo circuito, uno en el Ascenso y el último en la Segunda División. Sólo los hechos en San Luis y Tamaulipas –ambos de divisiones inferiores- fueron sancionados con vetos a los inmuebles. El partido de suspensión al Pirata Fuente es el primero que la FMF implementa desde 2015 para un equipo de Primera División.

CRONOLOGÍA DE LO SUCEDIDO EN VERACRUZ
Viernes 17
Al final del juego en el que los Tiburones pierden 3-0 con la UANL, barristas de Tigres y aficionados de Veracruz pelean. Posteriormente, la barra local cruza el estadio para agredir a los visitantes.
Sábado 18
Autoridades de Boca del Río informaron que no hubo detenidos tras la riña. La Liga MX abrió una investigación sobre los hechos sucedidos.
Domingo 19
Fidel Kuri, propietario de los Tiburones, culpó a André-Pierre Gignac de provocar los incidentes violentos; el delantero, Ricardo Ferretti y otros integrantes del plantel regiomontano criticaron el operativo policial del partido y lo responsabilizaron de los hechos.
Lunes 20
La Comisión Disciplinaria informó que la investigación sobre los actos violentos en Veracruz seguía abierta.
Martes 21
Alejandro Rodríguez, presidente de los Tigres, se pronunció en contra de la erradicación de las barras y mencionó que se deben reforzar los protocolos de seguridad.
Jueves 23
Se filtró un video en redes sociales en el que Gignac y un auxiliar del Veracruz intercambiaron acusaciones. Ferretti tachó de cobardes a los agresores.
Lunes 27
La Comisión Disciplinaria dio a conocer en donferencia de prensa las sanciones para los involucrados en la riña, después de analizar la evidencia.

“El modelo de los barristas mexicanos puede evolucionar como pasó en Argentina o en otros países de Sudamérica. Los hechos violentos pueden incrementar hasta el nivel de que haya muertos dentro de los estadios”, asegura el también investigador de la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM.

El resto de los castigos que la Comisión Disciplinaria de la FMF dictaminó por los hechos ocurridos en Veracruz fueron una multa de 150 mil 980 pesos para el club Tigres y dos partidos de suspensión para Ricardo Ferretti, director técnico de los regiomontanos. Pero respecto a los integrantes de las barras, el organismo sólo sugirió que éstas deberán adquirir sus entradas en taquilla sin el apoyo de los clubes cuando sean visitantes, pese a que los Libres y Lokos –de la UANL- y la Barra 47 –de los Tiburones Rojos- protagonizaron la pelea dentro del estadio.

De acuerdo al reglamento general de la FMF, la seguridad dentro del inmueble debe estar a cargo del equipo local. El club debe contratar una empresa privada que brinde este servicio y contar con el apoyo de elementos de seguridad pública. El programa Estadio Seguro recomienda que por cada 100 aficionados, existan dos elementos de las fuerzas del orden y que los grupos de animación sean escoltados por los grupos policiales.

“Los barristas mexicanos, además de ser violentos, podrían ser utilizados como mensajeros de consignas políticas de derecha, izquierda o incluso antigubernamentales. Estos fanáticos tienen un perfil en el que la mayoría no estudia y tampoco cuenta con un empleo. Algunos consumen drogas dentro del estadio. La violencia de estos barristas es, en parte, reflejo de la que se vive en el país”, añade Sánchez Gudiño.

EJEMPLO A SEGUIR
Raúl Martínez, líder de la barra popular Los del Sur del equipo colombiano Atlético Nacional, señala que los gobiernos latinoamericanos no pueden exigir que los fanáticos no comentan actos violentos dentro de los estadios, si ellos mismos no pueden mantener bajo control a los ciudadanos en las calles.

“Lo que nos toca como líderes de la barra es hacer un esfuerzo por no incentivar la violencia. Lo que promovimos en nuestro grupo fue erradicar los cantos que decían que debíamos matar a un rival, canciones que son muy comunes en las barras y que generan agresiones. Otra medida fue designar a algunos de nuestros propios miembros para que se encargaran de que no haya disputas dentro del estadio. En los partidos de local, estos tienen chalecos amarillos, están al pendiente de la conducta de todos y, si se desata una riña, separan a los violentos”, asegura el colombiano.

Martínez cuenta que cuando hay trifulcas los involucrados son citados por los mismos integrantes de la barra para solucionar sus diferencias mediante el diálogo. La mayoría de ellos, relata, supera sus rencillas.
“Con nosotros funciona porque tenemos un grupo de profesionistas como psicólogos, comunicadores y terapeutas dentro de la barra”, comparte. “Pero hay que tener en cuenta que los grupos de animación son un reflejo de cada sociedad. Así como hay profesionistas y deportistas, puede haber drogadictos y violentos”.

Y LA SSP-CDMX NO VE LA NECESIDAD DE CAMBIOS
Víctor Hugo Ramos, jefe del Estado Mayor de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX), explicó que no modificarán el operativo que aplican en los estadios de la capital.

“El evento desafortunado que hubo en el estadio Luis Pirata Fuente no cambiará el procedimiento que realizamos. Lo que sucedió en Veracruz no pasó desapercibido y lo hemos sometido a un análisis para evitar que se presente un hecho como ese”, señala.

Ramos mencionó que desde 2014 han cubierto 134 partidos de la Liga MX, a los cuales han asistido 3 millones de personas. Cuando se presentan actos violentos, agrega, los elementos policiacos presentan a los infractores en los juzgados que se encuentran en los inmuebles. Sin embargo, no cuentan con la cifra de los remitidos a la fecha.

“No tenemos el dato, la verdad es que no está construido, sería cuestión de hacerlo. Lo que puedo decir es que la gente remitida por este delito es muy poco significativa”, dice.

Los Libres y Lokos –barra de los Tigres y uno de los grupos de animación que estuvieron involucrados en la riña del Luis Pirata Fuente- anunciaron en redes sociales que viajarán a la Ciudad de México para apoyar al club regiomontano, durante el juego ante los Pumas en el Estadio Olímpico Universitario, correspondiente a la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

“Si se confirma su llegada, nosotros los recibiremos y nos pondremos de acuerdo para realizar el operativo antes del evento. Si ellos tienen sus boletos, van a entrar al estadio sin problemas. En la ciudad han tenido un buen comportamiento, en donde incluso han venido a apoyar a su equipo en finales y nunca se han enfrascado en peleas”, señala.
Ramos añade que la Secretaría debe permitirles la entrada, porque no hacerlo se realizaría un acto discriminatorio en su contra.