AFTEROFFICE
BUENA VIDA

The Cheesecake Factory, el gourmet casual

Más de 20 variedades de cheesecakes podrás disfrutar en este restaurante que acaba de abrir sus puertas en el Centro Comercial Santa Fe. No puedes perderte esta gran aventura del sabor. 
Myrna Martínez
24 marzo 2015 22:14 Última actualización 25 marzo 2015 5:0
The Cheesecake Factory, el lugar ideal para romper la dieta. (FOTO: Braulio Tenorio)

The Cheesecake Factory, el lugar ideal para romper la dieta. (FOTO: Braulio Tenorio)

Ingresar al recién inaugurado The Cheesecake Factory, en el Centro Comercial Santa Fe, resulta una experiencia acogedora y avasalladora.
Los clientes son tentados desde la entrada: una barra con más de 20 variedades de cheesecakes seducen la pupila e invitan a romper la dieta gozosamente.

El éxito de su repostería y de su carta de alimentos está comprobado desde 1978, cuando abrió en un pequeño local de Beverly Hills. Lo que empezó como un negocio familiar ahora es una empresa con más de 200 sucursales en el mundo. Éste es el segundo abierto por Alsea en el país; el primero está en Guadalajara.

Aunque ahora es una gran franquicia de casual food, no pierde el espíritu hogareño con el que fue fundado por una pareja de Detroit.
Linda Candioty, vicepresdenta de experiencia de comensales, vio nacer este proyecto, incluso creó el pastel de chocolate que lleva su nombre. Ella platica que Evelyn y Oscar Overton, en los años 40, crearon un cheescake para venderlo y así mantener a sus hijos.

“Es la historia del sueño americano. Un día, en 1972, vendieron todo lo que tenían, empacaron y con 10 mil dólares se subieron a un automóvil y cruzaron el país hacia California, donde tenían familia”, cuenta.
“Ahí, con dos hornos de casa empezaron a vender los pasteles y abrieron una tienda chiquita. David, el hijo más grande, buscó un lugar más grande y en 1978 se abrió oficialmente el primer The Cheescake Factory”.

El pastel que originó todo se encuentra en la carta con el nombre Chessecake Original, pero también hay otros clásicos como el de Oreo, el red velvet, el de fresas frescas y uno con zarzamoras.
El nombre y el concepto está enfocado a los cheesecakes, pero no es sólo un lugar dedicado a postres, de hecho, éstos forman una pequeña parte de la carta, que de primera impresión puede ser abrumadora por sus más de 200 platillos.

Las creaciones están enfocadas a ofrecer una experiencia diferente en cada visita. El menú incluye platillos de la India, Tex-Mex, americanos, con un toque asiático, pizzas, pastas, ensaladas, sándwiches, pescados y hamburguesas. Todo es realizado con un toque divertido; por ejemplo, tienen una hamburguesa con Macaroni & Cheese.

“Queremos que los comensales tengan una experiencia igual a la del menú, todos somos distintos y queremos que si vas todos los días puedas tener siempre algo diferente”, agrega Candioty.

El chef ejecutivo Donald Moore explica que para preparar los platillos, en todas sus cocinas trabajan entre 85 y 100 personas.

“Estamos comprometidos en gastar energía y recursos necesarios por la complejidad del menú. Todos los ingredientes tienen que estar frescos y cumplir nuestros estándares de calidad, si no está bueno no lo servimos, nos tomamos muy en serio”, opina el chef.

Si la carta le parece muy extensa y no sabe qué ordenar, le recomendamos ingresar a la cuenta de Instagram de The Cheesecake Factory, la cual tiene más de 100 mil seguidores por sus antojadizas imágenes de la comida.

1
   

    

The Cheesecake Factory