AFTEROFFICE
buena vida

Tequila... con nombre y
apellido

La bebida mexicana entra en la moda de personalización de barricas; el cliente puede seleccionar, además, el sabor. Imagina la exclusividad de disfrutar 200 litros de destilado premium, para consumirlo o regalarlo como tú elijas.
Lizbeth Hernández
11 mayo 2017 21:57 Última actualización 12 mayo 2017 5:0
Tequila. (Especial)

Tequila. (Especial)

Poca gente en el mundo posee una barrica personalizada con su destilado favorito. Las más comunes son las de whisky. Ahora el tequila es parte de esa moda. Imagina la exclusividad de disfrutar 200 litros de destilado premium, para consumirlo o regalarlo como tú elijas.

Tequila Herradura Doble Barrica y Palacio de Hierro se unen para ofrecer la experiencia que se contrata, a partir de este mes, en la tienda departamental y forma parte de un servicio que ya se ofrecía para consumidores de otras partes del mundo.

“Particularmente los estadounidenses son quienes más atractivo lo encuentran. También hemos tenido clientes que vienen de Nueva Zelanda, Inglaterra y Australia”, refiere Rubén Aceves, director Internacional de Desarrollo de la marca.

1
  

  

Tequila. (Especial)

La experiencia VIP que se ofrece en territorio nacional incluye un viaje para dos personas a Guadalajara, Jalisco. Durante dos días se adentran en el mundo de este símbolo. El tour incluye una visita a los campos de agave, clase de jima y recorrido explicativo por la Hacienda San José del Refugio. Se completa con estancia en hotel de cinco estrellas, además de comidas y cenas gourmet. Por lo general se piden 40 días de anticipación para hacer su reserva.

La exclusividad radica en la elección de la barrica. El Tequila Herradura Reposado que se vende comúnmente tiene un proceso de añejamiento de 11 meses; el Doble Barrica se añeja un mes más. Al momento de elegir la experiencia se seleccionan tres barricas, su líquido se vierte en ejemplares nuevos de roble americano requemados por dentro de forma ligera para que el licor concentre más los sabores y olores de la madera. Se guardan hasta que el cliente pueda degustarlos en una cata personalizada y seleccione la barrica que le agrade.

“Los sabores característicos con toques de madera, agave, naranja, vainilla y canela del Herradura Reposado explotan. Aparecen notas a chocolate, piña, plátano y caramelo que no se podrían conseguir de otra manera”, explica Aceves sobre el perfil organoléptico que adquiere el destilado.

Cada barrica captura sabores distintos, por eso es necesario que el cliente seleccione con agudeza la de su preferencia.

“Ofrecemos satisfacción total y la posibilidad de ser parte de un reducido grupo de sibaritas”, añade Aceves.

En caso de que el comprador no pueda ir a Guadalajara, la empresa completa el proceso y se encarga de enviar tres pruebas de 250 mililitros para degustación. Una vez hecha la elección se manda el destilado en 240 botellas certificadas por la casa tequilera, que pueden ser personalizadas con nombre y firma del comprador. Es importante recalcar que se debe adquirir la barrica completa con 200 litros.