AFTEROFFICE
deportes

Tenistas de EU ya no figuran en Grand Slams

Participantes de alto rendimiento en cualquier disciplina, hay una especialidad que se perdió en el cambio generacional: el tenis varonil. Hoy empieza el Abierto de Australia y ninguno de los cinco representantes estadounidenses luce como favorito para aumentar la cuenta de Grand Slams.
Domingo Aguilar Mendiola
18 enero 2015 22:45 Última actualización 19 enero 2015 5:0
Los Juegos Olímpicos Atlanta 1996 significó la última vez que un hombre entonó el himno de EU, y Andre Agassi fue el intérprete. (Cortesía)

Los Juegos Olímpicos Atlanta 1996 significó la última vez que un hombre entonó el himno de EU, y Andre Agassi fue el intérprete. (Cortesía)

Además de las barras y las estrellas, la bandera estadounidense lleva bordada la efectividad y sus deportistas la presumen orgullosos. Participantes de alto rendimiento en cualquier disciplina, hay una especialidad que se perdió en el cambio generacional: el tenis varonil.

Hoy empieza el Abierto de Australia y ninguno de los cinco representantes estadounidenses luce como favorito para aumentar la cuenta de Grand Slams. Antes de la Era abierta (desde 1877 hasta 1967) sus representantes consiguieron 95 trofeos de campeón, y desde la era en la que se profesionalizó la raqueta (nació en 1968) el relato no ha cambiado, con 51 títulos.

Andy Roddick fue el último varón nacido en Estados Unidos que pudo conquistar uno de los cuatro torneos grandes. En 2003, la acumulación de laureles terminó con él en casa. Roddick, entonces de 21 años, se convirtió en la promesa que no terminó de consolidarse en las competencias más exigentes; quedó lejos de los números de Andre Agassi y Pete Sampras, sus compatriotas.

Los tenistas de Estados Unidos tampoco han encontrado alivio en las justas individuales de los Juegos Olímpicos. El festejo veraniego de Atlanta 1996 significó la última vez que un hombre entonó el himno de su país de manera individual y Agassi fue el intérprete.

Estados Unidos, acostumbrado a estar en los podios internacionales, actualmente no tiene a ninguno de sus abanderados dentro del top 20 del ranking de la Asociación de Tenis Profesional (ATP). John Isner es el mejor ubicado y marcha en el número 21; Sam Querrey (35), Steve Johnson (39), Jack Sock (41) y Donald Young (56) completan la lista de los mejores 100. A excepción de Young, todos buscarán grabar sus nombres con oro en el primer Grand Slam del año.

Uno de los motivos para la falta de títulos puede hallarse en la formación de elementos para el deporte blanco. José Higueras, ex jugador español y director de coaching de la Asociación de Tenis de Estados Unidos (contratado por Patrick McEnroe), dijo a ESPN a finales de 2013 que los nuevos tenistas no saben jugar y que les faltaba “hambre”.

Higueras fue entrenador de Pete Sampras, Roger Federer y Michael Chang, quien a los 17 años se convirtió en el primer norteamericano capaz de celebrar un campeonato en Roland Garros en la Era abierta. Chang ahora dirige al japonés Kei Nishikori, número cinco del mundo, quien dejó la isla a los 14 años para entrenar en Florida en la Academia IMG Bollettieri, institución formativa en cuyo cuadro de honor destacan Serena Williams, Maria Sharapova, Andre Agassi y Boris Becker.

Estados Unidos dejó de producir hombres campeones. Sin embargo, sigue fundando las bases para un proyecto con el que planea reintegrarse a la élite mundial.