AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Templos para sentirse como Anastasia Steele

La mujer de hoy vive una etapa de plenitud erótica. Cada día, ellas buscan colocarse en un plano dominante. Para eso existen dos grandes y lujosas boutiques de juguetes eróticos: 'Bordello' y 'Coco de Mer', entre cuyas clientas figuran Madonna y Lady Gaga.
Ruth Martín
24 abril 2014 22:55 Última actualización 25 abril 2014 5:0
El papel de la mujer en el sexo ha dejado de ser sumiso. (Archivo)

El papel de la mujer en el sexo ha dejado de ser sumiso. (Archivo)

Todas , bueno, algunas, sueñan con un Christian Grey en su vida. Muchas quieren ser Anastasia Steele, protagonista de Cincuenta sombras de Grey, y descubrir los placeres, hasta ese momento oculto que la alcoba alberga: juegos sexuales, sadomasoquismo o instrumentos eróticos pensados para el placer.

Cuando un libro como éste supera los 40 millones de ejemplares vendidos, refleja que algo está cambiando en el sector femenino. Las mujeres comienzan a romper barreras, dejan los tabúes a un lado y se disponen a vivir la sexualidad sin límites. Una nueva liberación femenina está llegando y con ella enfundarse en un corsé, incluir un azotador deluxe en el tocador femenino o superar al Kamasutra.

En las fantasías sexuales el lujo es parte estelar. De eso saben en Bordello y Coco de Mer, dos de las grandes erotic boutique internacionales. Mucho antes de que el fenómeno Grey irrumpiera en la vida de muchas mujeres, en Londres muchas féminas ya habían perdido la vergüenza. 

Y es que, ¿quién puede resistirse a la tentación cuando en Madame Bordello dicen “le ayudamos a que desvestirse sea un arte”?
Hoy el sexo se mira con ojos elegantes en estos espacios en los que la exquisitez y el buen gusto no sólo incitan a quitarse la ropa, también a probar lo desconocido, a sacar a la dominatrix que se lleva dentro.

Inspirado en los boudoirs de las antiguas cortesanas, en Bordello el placer tiene toques vintage. Sitio ideal para iniciarse en el sensual burlesque, destacan sobre todo sus accesorios y juguetes eróticos de alta gama firmados por nombres como Lelo, Je Joue o BS Is Nice.
Coco de Mer lo fundó Sam Roddick, hija de la exitosa creadora de The Body Shop, y desde entonces se ha convertido en una de las boutiques más excéntricas del panorama londinense.

Destaca su cuidada oferta de lencería de autor, una amplia colección de corsés y artesanales instrumentos eróticos fabricados en piel de alta calidad. Entre sus top, hay vibradores bañados en oro de 18 kilates que superan las 2 mil libras.

Si Madonna, Kate Moss, Angelina Jolie o Lady Gaga son habituales clientas, cualquier mujer puede cruzar sus puertas.

1
Fusta de pelo humano (Coco de Mer)

Precio: 150 libras

Coco de mer