AFTEROFFICE
ESPECTÁCULOS

Teatro Milán abrirá sus puertas tras casi 30 años de ausencia

Luego de 28 años de permanecer cerrado por los daños causados en el terremoto de 1985, el Teatro Milán de la Ciudad de México volverá a ofrecer funciones. La primera de ellas será "Godspell”, de John-Michael Tebelak y Stephen Schwartz.
Notimex
23 febrero 2014 18:59 Última actualización 23 febrero 2014 19:3
Mariana Garza y Pablo Perroni son los actuales propietarios del inmueble. (Archivo)

Mariana Garza y Pablo Perroni son los actuales propietarios del inmueble. (Archivo)

A 28 años de su última función, el Teatro Milán reabrirá sus puertas en marzo próximo, tras haber sido reconstruido bajo los más estrictos estándares de calidad por sus actuales propietarios Mariana Garza y Pablo Perroni.

El recinto tiene una superficie aproximada de 300 metros cuadrados, consta de cuatro niveles y planta baja. Posee un sofisticado sistema de tecnología en audio e iluminación, mecánica teatral, gradas con perfecta isóptica y elevador eléctrico spiralift.

Se encuentra ubicado en la calle Lucerna 64, esquina Milán, en la colonia Juárez de la Ciudad de México, en el mismo espacio donde se hallaba el antiguo teatro Milán adquirido por la Universidad Veracruzana (UV), a finales de los años setenta.

El foro dejó de funcionar en 1985, después del terremoto de septiembre, pues quedó en ruinas y así permaneció por 26 años hasta que Mariana Garza y Pablo Perroni adquirieron el predio e iniciaron su reconstrucción en asociación con David Alexander y Enrique Lask de Teletec, empresa líder en equipamiento teatral.

“La primera vez que entramos estaba caído, pero continuaba la bocaescena, las gradas y el palco que usaba Manuel Montoro para dirigir. Los camerinos aún tenían cosas de vestuario, había pastas de dientes y rastrillos. Parecía como si el tiempo se hubiera detenido.

“Como que un día decidieron que mañana no vendrían a dar función y nunca más lo volvieron a hacer”, explicó la actriz y cantante Mariana Garza, quien ha sobresalido en obras como “Sherezada” (2005) y “Yo madre, yo hija” (2004).

Durante su niñez, el actor y productor Pablo Perroni acostumbraba dibujar teatros en sus cuadernos de la primaria, expresando así el sueño que hoy es una realidad y se apresuró a lograrlo cuando en 2010, él y Mariana se toparon con varias puertas cerradas al querer montar la trilogía teatral “Sólo quiero hacerte feliz”.

“No hallábamos los espacios idóneos para presentarla y aunque finalmente lo logramos, pensamos en aportar una solución en lugar de quejarnos. Decidimos crear un espacio práctico, bonito y funcional para ofrecérselo a la comunidad teatral, al público, técnicos, productores, directores y escenógrafos”.

En noviembre del mismo año, iniciaron la búsqueda de terrenos en la capital mexicana y en 2011, por medio de una amiga de la mamá de Pablo, quien se dedica a bienes y raíces, dieron con las ruinas del Teatro Milán, donde alguna vez trabajaron María Rojo, Salvador Sánchez, incluso, Jacqueline Andere debutó como actriz.

“Hace muchos años, Guillermo Barclay (escenógrafo y diseñador de vestuario) y Manuel Montoro (director) se lo compraron a la Universidad Veracruzana (UV), y juntos ofrecieron al público grandes producciones nacionales y extranjeras".

La inversión es millonaria, admitió la pareja matrimonial y, si bien es su proyecto de vida, “tenemos toda una vida para pagarlo o por lo menos, hasta los próximos 12 años, según consta en nuestra solicitud de crédito que nos otorgó una financiera que creyó en nosotros”.

El diseño del edificio e interiores es de Sergio Villegas Parada, responsable de la escenografía de obras como “El curioso incidente del perro a medianoche”, “Mentiras, el musical” y “Nadando con tiburones”.

Además del Teatro Milán con escenario de 12.55 x 5.55 metros y bocaescena de 9.25 x 4.10 metros y capacidad para 260 personas, en el inmueble se encuentra el Foro Lucerna, con un escenario de 9.5 x 5 metros y puede albergar hasta 120 espectadores.

La construcción cuenta con dos lobbys y dulcería, taquilla, sanitarios para hombres, mujeres y personas con discapacidad, elevador, área de fumadores, seis camerinos para tres y cinco personas, con WC y regaderas.

En el conjunto teatral, que dedican al fallecido Didier Alexander-Katz, Mariana Garza y Pablo Perroni darán empleo directo a unas 22 personas, entre iluminadores, audio, tramoya, mantenimiento, taquilleros, acomodadores, seguridad y administración.

“Nosotros amamos el teatro y sabemos la importancia que tiene, por eso nos interesa que quienes inviertan su dinero para venir a disfrutar una obra, salgan felices porque vivieron una gran experiencia, desde el valet parking, la taquilla y hasta una maravillosa función.

Con el musical “Godspell”, de John-Michael Tebelak y Stephen Schwartz, el teatro Milán abrirá sus puertas al público, a partir del 7 de marzo con las actuaciones de José Ron, Ana Victoria, Óscar Schwebel y Alex Sirvent, entre otros, y bajo la producción de Juan Torres y Guillermo Wiechers.

Los miércoles serán de musicales y se abrirán las puertas a grupos o solistas para presentar su “show” en acústico. En un futuro también se planea habilitar la azotea para realizar eventos privados o presentaciones de libros.