AFTEROFFICE
buena vida

¿Te imaginas un viñedo en tu propia azotea?

El empresario Guillermo Tame, dedicado a la exportación de vinos, inventó este singular concepto, en donde las vides crecen
y maduran en una terraza de Polanco.
Myrna I. Martínez
01 abril 2014 0:49 Última actualización 01 abril 2014 5:0
Guillermo Tame está dedicado a la exportación de vinos de Baja California a Estados Unidos. (Alejandro Meléndez)

Guillermo Tame está dedicado a la exportación de vinos de Baja California a Estados Unidos. (Alejandro Meléndez)

Vides del Valle de Guadalupe, Zacatecas y Querétaro crecen y maduran en una terraza de Polanco, en espera de que sus frutos se integren a la línea de vinos de la primera bodega artesanal chilanga: Vinícola Urbana.

En medio del paisaje citadino, el empresario Guillermo Tame, dedicado a la exportación de vinos de Baja California a Estados Unidos, creó este espacio verde para transmitir de manera fácil y directa la cultura del vino.

“No se trata nada más de hacer un buen vino, es mostrar que este mundo es más terrenal, que no es un tema elevado y difícil de entender; que vayamos aprendiendo de esta cultura”, explica el director de Vinícola Urbana.

1
NEGOCIO DE "ALTURA"

El viñedo se ubica en un espacio de 500 metros, en el quinto piso de Presidente Masaryk 29, en el corazón de Polanco.

Viñedo

La terraza de 500 metros cuadrados, ubicada en el quinto piso de Masaryk 29, es el hogar de una veintena de macetas con 300 plantas de 11 cepas, entre ellas malbec, nebbiolo, cabernet franc, salvador y shiraz, las cuales, desde hace un año, se están adaptando al clima y altura de la Ciudad de México.

“Después de dos años se puede saber si el fruto es bueno para la elaboración del vino”, dice Tame. “Actualmente producimos los vinos chilangos con cepas traídas del Valle de Guadalupe o San Vicente, con la arquitectura del enólogo Hugo D’Acosta”.

1
INGENIERÍA DE PRIMERA

Se instalaron tanques de fermentación dentro de una cámara con clima, un sistema de regulación de clima, además de un suelo especial que filtrara y reciclara el agua.

Vinos

Para adaptar este espacio, expertos analizaron si el edificio soportaba el peso de la maquinaria y de las vides, se instalaron tanques de fermentación dentro de una cámara con clima, un sistema de regulación de clima y se agregó un suelo especial que filtrara y reciclara el agua.

Los caldos son creados ahí con la de forma artesanal, desde el despalizado y los procesos de fermentación, hasta el reposo en barricas de roble francés de 56 litros, que varía de nueve a 12 meses. Estas barricas son más pequeñas que las tradicionales de 200 litros, y brindan mayor cuerpo y notas de vainilla y caramelo.

D’Acosta diseñó cuatro vinos para Vinícola Urbana: Revolución, un tinto suave elaborado con una mezcla de cabernet sauvignon, merlot y zinfandel; Diana, un cabernet equilibrado; Bellas Artes, un caldo blanco, fresco, con cepa cheninn blanc; y el vino premium Ángel, que es un complejo nebbiolo.

1
HAGA SU RESERVACIÓN

Los sábados de abril y mayo se realizarán días de campo, con lechón asado, pizzas, carnes y otros platillos para acompañar los vinos.

Vinos

“Los vinos que hacemos son fáciles de tomar y con un perfil chilango, que lo puedes acompañar con unos taquitos o con una carne. Queremos que la gente pueda llevarse a su casa algo que se haga aquí en la ciudad”, concluye el director.

El viñedo no está abierto al público todos los días, pero los últimos jueves de cada mes se organizan catas y maridajes con la participación de chefs y enólogos reconocidos. Los sábados de abril y mayo se realizarán días de campo, con lechón asado, pizzas, carnes y otros platillos para acompañar los vinos. Se recomienda reservar con anticipación a través de su página de Internet (vinicolaurbana.com).