AFTEROFFICE
buena vida

También se vale maridar con la champaña

Platos fuertes y postres se pueden servir sin problema con una copa de espumoso. Un plato de quesos maridados con champaña Henri Abelé fue lo último que degustaron los pasajeros de primera clase abordo del Titanic. Hoy se puede degustar en Morton's.
Myrna I. Martínez
28 mayo 2015 21:51 Última actualización 29 mayo 2015 5:0
Cada trago de Henri Abelé es un trago de historia. (Cortesía)

Cada trago de Henri Abelé es un trago de historia. (Cortesía)

Un plato de quesos maridados con champaña Henri Abelé fue lo último que degustaron los pasajeros de primera clase abordo del Titanic. Esta legendaria bebida de Reims se puede degustar en el restaurante Morton’s, donde proponen un maridaje para quitar el estigma de que este espumoso es sólo para brindar en ocasiones especiales.

La bodega fundada en 1757 es la cuarta más antigua de ese poblado francés y es la favorita de la casa real española. Desde 1985 forma parte de Grupo Freixenet, quienes la han comercializado en el país desde hace año y medio.

Henri Abelé tiene muchísima tradición. Es una champaña muy exclusiva, de producción muy limitada, no producen más de 500 mil botellas anuales, lo que es muy poquito comparado con las 90 millones de botellas de otras bodegas”, explica Jesús Flores, head sommelier de Vintage, de Grupo Freixenet.

“No se había podido traer antes porque toda la producción estaba destinada a Francia, Inglaterra y España; Freixenet aparta una pequeña parte para su consumo exclusivo en México”.

Para olvidarse de la idea de que la champaña es una bebida utilizada para abrir el apetito o de celebración y que Morton’s sólo sirve cortes de carne, Jesús Flores junto con Adrián del Río, gerente general del restaurante, crearon una propuesta novedosa.

“Son sensacionales para hacer maridajes muy interesantes. La burbuja característica de estos vinos rompe en el paladar y lo limpia, y va a intensificar el sabor de cada bocado”, explica el sommelier.

Henri Abelé Brut NV, al ser una champaña seca y con un toque lácteo, combina muy bien con el salmón a la nage por su compleja y cremosa salsa de cangrejo y alcaparras; la champaña rosada Henri Abelé Rosé NV, por su toque a cereza y frambuesa que brinda el pinot noir, es perfecta para maridar con el Cheese Cake de frutos rojos y con el pastel de chocolate con frambuesas.

Cada trago de Henri Abelé es un trago de historia. En 2012 la bodega recordó los 100 años del hundimiento del Titanic con una edición conmemorativa de 4 mil botellas, las cuales se vendieron en Europa en 15 días.