AFTEROFFICE
deportes

También exigieron sobornos para la Copa Libertadores

Según el documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, algunas empresas sobornaron a dirigentes de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) para quedarse con los derechos comerciales exclusivos del torneo.
Redacción
31 mayo 2015 21:42 Última actualización 01 junio 2015 5:0
La Conmebol es hoy dirigida por Juan Ángel Napout. (AP)

La Conmebol es hoy dirigida por Juan Ángel Napout. (AP)

Los escándalos por corrupción en la FIFA han manchado a la Copa Libertadores. Según el documento del Departamento de Justicia de Estados Unidos, algunas empresas sobornaron a dirigentes de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol) para quedarse con los derechos comerciales exclusivos de torneo.

Toyota fue patrocinador de la Libertadores de 1998 a 2007. El oficio detalla que, para ello, la firma japonesa pagó 35 millones de dólares en nueve años, a cambio de amarrar diversos contratos. Eso sin contar los sobornos al entonces presidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, quien enfrenta la extradición a Estados Unidos por los delitos de corrupción y lavado de dinero. También hubo dos empresas de marketing –una con sede en Nueva Jersey y otra en Japón– que actuaron “en beneficio de Toyota”.

Una dinámica de negocios similar sucedió con Grupo Santander (2008-2012) y ahora con Bridgestone Corporation, que tendrá los derechos del torneo hasta 2017, afirma la justicia estadounidense. El banco español pagó 40 mdd y el fabricante de neumáticos, 57 mdd. Sin embargo, no se precisa cuánto dinero de esas cantidades llegó a los bolsillos de Leoz o de otros funcionarios de la Conmebol, hoy dirigida por Juan Ángel Napout.

Lo que sí se sabe es que Leoz establecía las condiciones de los sobornos. Pedía que el dinero le fuera depositado en cuentas personales o de la Conmebol. “Desde principios de los 2000, Nicolás Leoz solicitó sobornos y pagos de última hora a cambio de su apoyo incondicional como presidente de la organización y miembro del comité ejecutivo”, indica el documento.

Leoz intentaba ocultar sus acciones mediante triangulaciones de dinero realizadas en Brasil, Paraguay y Estados Unidos. “Sólo así podía evitar los controles internacionales de lavado de dinero”, asegura el Departamento de Justicia. Los agentes de marketing de la Conmebol –señala– estuvieron enterados en todo momento de dichas operaciones.

Según el oficio, la Copa Libertadores se ha convertido en un éxito comercial mayúsculo, sobre todo en Estados Unidos, en donde la comunidad latina crece cada día más. Es vista por más de mil millones de personas en más de 135 países. El premio para el campeón es de un millón 200 mil dólares. Los Tigres de la UANL se encuentran ya en semifinales del torneo.