AFTEROFFICE
deportes

Syndergaard, la esperanza de los Mets en sus manos

Noah Syndergaard, pitcher abridor de los Mets de Nueva York, buscará maniatar mañana a los Gigantes de San Francisco con dos pitcheos difíciles de combinar: el slider y la recta.
Alain Arenas
03 octubre 2016 22:9 Última actualización 04 octubre 2016 5:0
Syndergaard, quien mañana abrirá el juego de comodín contra San Francisco, no pulió este lanzamiento hasta la presente campaña. (Alejandro Gómez)

Syndergaard, quien mañana abrirá el juego de comodín contra San Francisco, no pulió este lanzamiento hasta la presente campaña. (Alejandro Gómez)

Cuando se concretó en diciembre de 2012 el intercambio de R.A. Dickey –entonces reciente ganador del Cy Young de la Liga Nacional- de los Mets de Nueva York a los Azulejos de Toronto a cambio de tres jugadores, incluido un novato de 21 años, las críticas cayeron sobre la franquicia neoyorquina. Pero el tiempo le dio la razón a la directiva, debido a que ese joven pelotero que llegó en el canje fue Noah Syndergaard, pitcher que lideró al equipo en 2015 para meterse a la Serie Mundial y quien en esta temporada está empatado como el líder en victorias de la organización con 14.

La clave del éxito de Syndergaard se basa en su warthen slider, un pitcheo en el que la pelota tiene la rapidez de una recta y que al llegar al plato pierde velocidad y desciende. De acuerdo al portal The Hardball Times, el promedio de este lanzamiento es de 84 kilómetros por hora en las Ligas Mayores, pero cuando él lo utiliza ronda entre los 92 y 96 km/h.

“No es fácil tirarlo, porque generalmente se utiliza como un pitcheo de cambio velocidad, es decir, el efecto que lleva hace impredecible la dirección de la pelota y eso saca de balance al bateador. Pero la dificultad que le añade Noah es que lo lanza con mucha potencia y tiene la capacidad de ponerlo en donde él quiere, eso es lo más valioso de su slider”, explicó Kevin Plawecki, cátcher del equipo.

Syndergaard, quien mañana abrirá el juego de comodín contra San Francisco, no pulió este lanzamiento hasta la presente campaña. En 2015 fue el que menos veces utilizó (86 ocasiones), en comparación con la recta (983) o la curva (579), aunque a partir de este año se dio cuenta que era un pitcheo complicado de descifrar para los bateadores, según aceptó al comienzo de los entrenamientos de primavera de marzo pasado.

PERFIL
Fecha y lugar de nacimiento: 29 de agosto de 1992, Mansfield, Texas
Peso: 108.8 kilos
Posición: Pitcher
Brazo con el que lanza: Derecho
Estatura: 1.98 metros
Equipos en Grandes Ligas: 1 (Mets de Nueva York)
Debut en la MLB: 12 de mayo de 2015 (perdió vs. Cachorros)
Récord de por vida en Grandes Ligas: 23-16

El pitcher de 24 años no es el típico de brazo potente, pero que sufre sobrepeso. Desde que se encuentra con los Mets, realiza las sesiones de entrenamiento con sus compañeros y posteriormente se queda a ejercitarse en el gimnasio. Cuando se encuentra en receso de temporada, levanta pesas en un local en Midlothian, Texas, en el que coincide con jugadores de la NFL como el linebacker Von Miller o el receptor Emmanuel Sanders. “Siempre estoy buscando ser mejor en el campo, las pesas han hecho más fácil el juego, porque me permite que lance más fuerte la bola. Además, soy el tipo de persona que siempre quiere ocupar su tiempo libre y este tipo de entrenamiento es una perfecta forma de pasar las horas”, aseguró el pelotero al portal de la MLB.

“Su bola rápida que supera los 100 km/h es muy buena y también lo es su slider. Quizá es uno de los pocos lanzadores que tiene la combinación de esos dos buenos lanzamientos. Es bueno, pero tengo la confianza en que mis chicos lo sabrán controlar, como pasó en el primer juego que tuvimos contra él en San Francisco (le conectaron seis hits y anotaron cinco carreras en 5.2 entradas). Estoy emocionado por el duelo y ansioso porque empiece”, dijo Madison Bumgarner, pitcher que abrirá por los Gigantes, sobre Syndergaard al New York Post el domingo pasado.