AFTEROFFICE
deportes

Swinney, el coach que lucha contra su pasado

Dabo Swinney nació, creció y se formó en el futbol americano colegial en Alabama, al que buscará derrotar hoy al frente de Clemson.
Alain Arenas
08 enero 2017 23:2 Última actualización 09 enero 2017 5:0
Swinney tendrá una nueva oportunidad de ganar el título, esta noche, nuevamente contra Alabama. (Especial)

Swinney tendrá una nueva oportunidad de ganar el título, esta noche, nuevamente contra Alabama. (Especial)

Tripp Swinney llamaba “That boy” a su hermano menor William Christopher en su infancia. Pero cuando lo hacía, según una historia publicada por ESPN en enero del año pasado, se escuchaba como “Dabo”. El resto de su familia comenzó a llamarlo así. Al muchacho le agradó el sobrenombre y decidió mantenerlo.

Dabo, quien nació en Birmingham, Alabama, se hizo fanático del programa de futbol americano de la universidad de aquel estado gracias a su padre, quien también era un ferviente seguidor. Según la misma publicación, le prometió a su progenitor que jugaría en ese colegio, pese a que ningún miembro de su familia había cursado estudios superiores.

En 1989 ingresó a la universidad y un año más tarde entró en el programa de futbol americano. Nunca pudo adueñarse de la titularidad, en tres temporadas capturó ocho pases para 81 yardas sin recepciones de anotación. Aunque en 1992, su última campaña con el equipo, se coronó campeón nacional.

“Le otorgué una beca en su etapa como jugador porque sabía que su familia era sumamente pobre. Tenía una dosis limitada de talento, pero mucho corazón. Cuando terminó su elegibilidad, la universidad le dio la oportunidad de estudiar para coach y la aprovechó. Luego lo integré a mi staff en 1995”, dijo Gene Stallings, entrenador en jefe de Alabama entre 1990 y 1996, a la cadena CNN.

Entre 1996 y 2000, Swinney rotó en los cargos de entrenador de receptores y alas cerradas del equipo. En 2001 se apartó del futbol americano y dos años más tarde regresó para preparar a los receptores de la universidad de Clemson. En 2008 tomó el cargo de head coach de los Tigres y se convirtió en el primero en asumir el mando del equipo sin haber sido coordinador anteriormente.

Desde su llegada, el programa ha disputado tazones durante ocho años consecutivos. En la temporada 2011, Clemson perdió 70-33 el Tazón de la Naranja en contra de West Michigan, la peor derrota de la historia del colegio en este tipo de juegos. Desde aquel descalabro, Swinney convirtió al equipo en una máquina de ganar y acumula cinco victorias en tazones (en seis partidos). Su única derrota fue en contra de Alabama, que los derrotó 45-40 el año pasado en el juego por el campeonato nacional.

“Dios tiene un sentido del humor muy extraño. Jugar contra Alabama siempre es increíble, no sólo por un tema profesional, sino porque mis metas personales siempre estuvieron ligadas a ese colegio. El año pasado, mi familia se dividió en apoyar a ambos equipos”, dijo Swinney en conferencia de prensa el sábado pasado.

Swinney tendrá una nueva oportunidad de ganar el título, esta noche, nuevamente contra Alabama. De conseguirlo, sería el primero de su trayectoria y el segundo campeonato en la historia de la universidad de Clemson.