AFTEROFFICE
buena vida

Swarovski decidió fusionar relojería
y arte con Watch Me

Dentro de su participación en "Baselworld", la gran feria de la relojería y la joyería internacional que se celebra en Basilea, Suiza, desde el 27 de marzo, la firma reutiliza relojes de antiguas colecciones de la prestigiosa casa austriaca.
Redacción
31 marzo 2014 23:30 Última actualización 01 abril 2014 5:0
La escultura, de más de dos metros de altura, comprende paneles de madera cubiertos por un complejo mosaico. (Cortesía)

La escultura de paneles de madera cubiertos por un complejo mosaico, en donde se integran unos 2 mil relojes Swarovski, Crystal Mesh, cadenas y clavos. (Cortesía)

Para su participación dentro de Baselworld -la gran feria de la relojería y la joyería internacional que se celebra en Basilea, Suiza, desde el 27 de marzo-, Swarovski decidió fusionar relojería y arte con la presentación de Watch Me, una espectacular escultura realizada por la artista rusa Irina Volkonskii.

El concepto de la obra -desplegada en el espacio llamado Wings of Sparkle- se centra en la representación, la fragmentación y la desmaterialización del tiempo, para lo cual reutiliza relojes de antiguas colecciones de la prestigiosa casa austriaca, que desde su creación, en 1895, diseña, produce y comercializa cristal de la más alta calidad.

“Irina es amiga desde hace muchos años y una gran artista a la que admiro mucho. Invitándola a trabajar con nosotros, he querido dar una segunda vida a estos accesorios especiales. Detrás de cada diseño hay un gran nivel de artesanía y experiencia”, explica Nathalie Colin, directora creativa de la marca.

La escultura, de más de dos metros de altura, comprende paneles de madera cubiertos por un complejo mosaico en el que se integran unos 2 mil relojes Swarovski, Crystal Mesh, cadenas y clavos, que crean un efecto visual impactante. De acuerdo con la artista rusa, su intención era reflejar la idea “del tiempo que vuela; grabar la memoria del tiempo” en una obra de arte.