AFTEROFFICE
culturasENTREVISTA
Álvaro Colomer, periodista y escritor

Svetlana Alexievich, un Nobel para el periodismo

La gran presea de las letras universales se otorga a una periodista: Svetlana Alexievich, sobre la cual Álvaro Colomer, también periodista, comparte algunas reflexiones.
Eduardo Bautista
09 octubre 2015 1:6 Última actualización 09 octubre 2015 9:22
svetlana

Svetlana Alexievich, como reportera, se ha dedicado a contar la vida de antes y después de la Unión Soviética. (Reuters)

Ni la poesía, ni la novela. El periodismo se ganó el sitio dentro de la Academia, en la pluma de la bielorrusa Svetlana Alexievich. Reportera, sí, que ha dedicado la vida a contar las historias de dos mundos: el de antes y después de la Unión Soviética. Contra toda censura.

Con los bombardeos rusos en Siria como marco de su designación, la escritora, que algo sabe de las vueltas que da la Historia, no dudó en afirmar ayer en Minsk, tras el anuncio del Nobel de Literatura, que con esta campaña bélica Vladimir Putin encamina su país “a un segundo Afganistán”. También acusó a Rusia de azuzar la lucha armada en Ucrania, incomodando -una vez más- al Kremlin. Una premiación de aromas políticos sobre la que el también periodista Álvaro Colomer comparte a El Financiero algunas reflexiones.

___¿Qué significa que el Nobel se otorgue a una periodista de oficio?
___Es importantísimo que la Academia Sueca destaque que la narrativa de no ficción tiene una presencia extraordinaria en la literatura contemporánea. Es una periodista cuyos libros están basados en testimonios reales de gente que ha entrevistado. Es un reconocimiento muy explícito hacia la calidad del periodismo contemporáneo.

___¿Esto es un indicio de que la Academia será más abierta en próximas entregas?
___No, yo creo que el hecho de que sea una Academia, y además sueca, indica que su visión es conservadora por antonomasia. En otros años veremos premios mucho más convencionales. Como norma, la Academia debe hacer eco de las demandas de la sociedad culta. En este sentido, es muy probable que le caiga el premio a Murakami o a Roth, dos autores más clásicos y conservadores según el juicio de la institución.

Ya no les resultará fácil a los poderosos rechazarme con un gesto de la mano


___¿Qué virtudes literarias halla en la obra de Alexievich?

___Ella se adentra en temas muy espinosos. El ejemplo de Chernóbil es claro. Hay muy pocos periodistas que se han sumergido tanto en un episodio así. Ella es de Bielorrusia, un país con una libertad de expresión muy limitada que sufrió décadas de dictadura. Yo mismo escribí un libro sobre Chernóbil, y me di cuenta de que en Bielorrusia era prácticamente imposible investigar sobre el tema, o incluso conseguir un permiso para entrar al país. Es muy meritorio que una periodista bielorrusa haya investigado sobre el tema en la misma Bielorrusia. Y se haya atrevido a hablar ahí.

Desde el ángulo narrativo tiene una virtud: la transformación del testimonio en literatura de altísima calidad. Y es muy impactante, porque realiza una especie de monólogo con los entrevistados. Ella consigue, literariamente, que algo tan vulgar como una conversación se convierta en una reflexión narrativa.

___¿Existe alguna connotación política de la Academia en este galardón? Rusia es el centro del debate europeo en la guerra siria....
___Sí, es una bofetada en toda la cara a Rusia y a Europa en general. Es un premio que apunta directamente a Ucrania, a la situación política que se vive actualmente ahí, porque ella ha documentado con gran tino toda la historia soviética. Sin embargo, creo que el golpe también va hacia la Unión Europea. Va hacia las políticas energéticas que afectan a todo el continente.

Respeto el mundo ruso de la literatura y la ciencia, pero no el mundo ruso de Stalin y Putin. Tampoco me gusta ese 84 por ciento de rusos que llama a matar ucranianos


___¿A qué se debe que no existan tantas traducciones al español de su obra?
___Ésa es otra bofetada tremenda que nos ha propinado la Academia, sobre todo a la industria del libro en español. No es posible que en España sólo exista un título traducido de ella (Voces de Chernóbil). No nos hemos dado cuenta, sobre todo los españoles, que tenemos una literatura increíble aquí en Europa, y muchos sellos sólo voltean al mundo anglosajón. Es vergonzoso que sólo tengamos un título publicado de un Premio Nobel.

___¿A qué invita este premio, sobre todo al gremio periodístico?
___A dos cosas: uno, a escribir grandes reportajes y dejar los periódicos. Este premio nos recuerda que los grandes reportajes ya no tienen cabida en los diarios por los problemas económicos y de espacio. Y Svetlana Alexievich nos recuerda que el gran periodismo puede estar en los libros y hay que mirar hacia allí, sin necesidad de caer en corrientes hegemónicas como el Nuevo Periodismo. De alguna forma hemos descubierto que los géneros periodísticos bien escritos pueden tener cabida en la literatura.