AFTEROFFICE
buena vida

Sutil elegancia desde Venezuela

Arquitecto de profesión, diseñador por convicción e influencia de su madre, Ángel Sánchez es uno de los principales referentes de la moda venezolana.
Lizbeth Hernández
14 noviembre 2016 21:15 Última actualización 15 noviembre 2016 5:0
Sus diseños destacan las formas femeninas. Para él la elección de las prendas debe enfatizar la personalidad de quien la porta. (Especial)

Sus diseños destacan las formas femeninas. Para él la elección de las prendas debe enfatizar la personalidad de quien la porta. (Especial)

Cuando Ángel Sánchez le mostró sus primeros bocetos a su compatriota Carolina Herrera, ella lo desalentó. Le dijo que no estudiara moda y se pusiera a trabajar en lo suyo, que era la arquitectura. Él no le hizo caso. Aprendió, se esforzó y triunfó. Hoy ambos son amigos y referentes.

Seducido por las formas y por la idea de construir, el joven se graduó de la carrera de arquitectura, la cual cursó durante seis años. Pero el tiempo le demostró que su verdadera vocación estaba en el diseño de modas. Creció rodeado de figurines y viendo a su mamá coser en una máquina de pedal. Era la modista del pueblo. “Mi madre es la mejor costurera del mundo. Es muy detallista y dedicada. De ella aprendí casi todo”, recuerda.

Ángel también se dedicó por un tiempo a atender la mercería familiar. Entre encajes, cierres y telas ayudaba a su madre en la suma de elementos para transformarlos en vestidos. Cuando llegó a la primaria su maestra se sorprendió de lo bien que dibujaba. Aprendió calcando figurines en hojitas transparentes. Hizo cientos.

1
SU HUELLA EN EL MUNDO

Las colecciones de Ángel Sánchez están disponibles en diferentes ciudades y países como: Nueva York, Ciudad de México, Miami, Chicago, Houston, Orlando, San Francisco, San Antonio, Los Ángeles,
Londres, Corea, Kuwait, Japón, Panamá, Arabia Saudita y Rusia.

Ángel Sanchez

“En ese entonces nunca esperé estudiar moda. Siempre lo vi como el oficio de mamá, no como una carrera profesional”, sostiene el hombre de 56 años. “Soy el diseñador de modas que soy porque soy arquitecto. La arquitectura te da la disciplina de la forma y eso sumado a la creación en tres dimensiones es la plataforma perfecta para diseñar”.

Trabajó un par de años como arquitecto en proyectos residenciales y en la edificación de un hotel. Pero una vez que diseñó vestidos, no volvió a las construcciones. “Soy muy impaciente y el proceso de levantar un edificio es muy lento, la moda me dio este sentido de lo inmediato”. El gusto por las telas y la creación lo heredó de su mamá, quien tiempo después fue su primera patrona.

Sus diseños destacan las formas femeninas. Para él la elección de las prendas debe enfatizar la personalidad de quien la porta. Debe hacerla brillar. Usa líneas sencillas, simples para delinear las curvas. Lo que con tela no termina, lo completa con sutiles detalles en brocados y texturas.

Se especializa en vestidos de novia y noche. Las creaciones combinan cortes contemporáneos con elegancia clásica. Sus trabajos han conquistado a la élite de Hollywood, como Eva Longoria, Sandra Bullock, Salma Hayek, Giselle Bündchen y Beyoncé, entre otras. También lo hace para sus leales clientas, que decididas a invertir entre 3 mil 700 y 7 mil dólares por una pieza, no dejan de buscar la atención personalizada del diseñador.

Cada año viene a México a presentar sus colecciones. En el Fashion Week o en Frattina atiende a las mujeres que buscan prendas a la medida. Sostiene que las latinoamericanas saben mucho de moda y que buscan su propio estilo, que en la mayoría de los casos está dictado por la elegancia.

Sánchez se siente orgulloso de arrancar su carrera en la Venezuela de ante, en una ciudad de vanguardia en la que los creadores eran respetados. Recuerda que en Caracas abrió la primera boutique en América Latina de Christian Dior y tristemente todo ese glamur se ha terminado. La crisis arrasó todo.

“El deterioro en todos los aspectos es tan visible que el país está agotado. Más del 80 por ciento de la población está triste, no entiendo la obstinación de ese gobierno”, afirma. Sánchez está convencido que la mejor cara de Venezuela por ahora está en el exterior. En la persona de sus creativos que desde fuera muestran su talento. Como él y Carolina Herrera, con quien por cierto ya ha compartido pasarelas.