AFTEROFFICE
ciencia

¿Sustancias dañinas en tus jeans? Pues ya las quieren reemplazar

Perfluoros, ftalatos y colorantes azoicos son algunos nombres impronunciables de los químicos usados para fabricar los jeans, pero debido a la exigencia de consumidores, algunas compañías adoptaron un enfoque más ecológico, pero no sin obstáculos.
Bloomberg
01 noviembre 2016 18:5 Última actualización 06 noviembre 2016 10:49
jeans

(Bloonberg)

¿Qué hay en tus jeans? Una vil galería de sustancias químicas impronunciables, cuyos efectos en los humanos son sospechosos.

Perfluoros, ftalatos y colorantes azoicos están entre las sustancias ampliamente usadas en la fabricación de vestimenta. Presionados por consumidores que exigen alternativas más seguras a sustancias químicas dañinas, compañías estadounidenses como Levi Strauss & Co. están adoptando un enfoque más europeo. La Unión Europea ha prohibido o restringido más de mil químicos; en Estados Unidos, menos de 50.

Compañías globales están pugnando por ingredientes más ecológicos, gracias a la exigencia de los consumidores de productos más seguros, pero los obstáculos son desalentadores. Los proveedores a menudo son reacios a compartir sus fórmulas, los compradores rechazan mayores costos y en algunos casos los sustitutos más seguros y eficientes simplemente no existen.

Levi’s ha prohibido ciertas sustancias químicas desde 2000, pero esto es distinto. El fabricante de jeans y otras compañías están pidiendo a los proveedores que usen materiales generados a partir de bacterias, hongos, levadura y gas metano para reemplazar sustancias a base de petróleo que componen más del 95 por ciento del inventario de químicos de los productos estadounidenses.

1
 

 

jeans

INTERÉS DE LOS MILLENNIALS
Hay muchos incentivos para cambiar. Un informe de Pike Research estima que el mercado global de química ecológica aumentará a casi 100 mil millones de dólares para 2020, de los 11 mil millones del año pasado.

Los millennials están demasiado interesados en la inversión sustentable, según Morgan Stanley. Y el poder innovador da a las compañías una ventaja competitiva, dijo Monica Becker, codirectora de Green Chemistry and Commerce Council, que trabaja con empresas como Wal-Mart Stores Inc.

Las compañías pueden hacer falsas promesas de que un producto cumple con prácticas de química ecológica, dijo Becker, pero como protección contra eso hay métodos usados por el programa Safer Choice, de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Las normas también pueden complicar las iniciativas de las compañías estadounidenses. Para aprobar sustancias químicas y procesos, la Unión Europea emplea un enfoque basado en peligros, que el gobierno chino también está evaluando. Los fabricantes tienen que demostrar que sus productos cumplen estándares de seguridad antes de sacarlos al mercado. El método estadounidense se basa en el riesgo. Implica analizar mediciones, como cantidad y duración de la exposición, para evaluar el peligro en un producto existente, si los datos existen.

1
 

 

jeans


PEQUEÑA EXPOSICIÓN
Quienes proponen el enfoque basado en el peligro argumentan que la exposición incluso a pequeñas cantidades de algunos productos químicos se relaciona con problemas de aprendizaje, asma, alergias y cáncer.

“¿No deberían las sustancias químicas ser culpables hasta que la investigación demuestre que son inocentes?”, dijo Amy Ziff, fundador y director ejecutivo de Made Safe, un nuevo programa de certificación basado en el peligro. Levi’s dijo que, para 2020, su meta es usar solamente sustancias químicas que pasen los análisis basados en el peligro.

Aun cuando algunos proveedores presionen, “no deberíamos ceder en el enfoque basado en el peligro”, sostuvo Bart Sights, director de desarrollo global de Levi’s.

Levi’s ya usa algunos métodos ecológicos para fabricar sus emblemáticos blue jeans. Para darles una apariencia de usados, Levi’s emplea una enzima derivada de un hongo y los trata con ozono en vez de enjuagarlos en cloro, proceso que Sights considera ha tenido el beneficio adicional de ahorrar a la compañía miles de millones de galones de agua en los últimos tres años.


PRIMER PASO
Pero un cambio drástico hacia lo ecológico simplemente no es posible.
“Cuando se trata de materiales, estamos en un paso muy inicial, que es descubrir qué hay en realidad en nuestros productos”, dijo Marty Mulvihill, fundador de Berkeley Center y su ex director ejecutivo. “Muchas compañías recién están terminando ese primer paso”.

No se ha desarrollado un reemplazo integral del formaldehído, por ejemplo, dijo Mulvihill.

ALTERNATIVAS ECOLÓGICAS
Hay 20 sustancias químicas ecológicas disponibles para las terminaciones textiles de las empresas, frente a los 200 a 300 que contienen productos químicos no ecológicos, dijo Matthias Foessel, fundador y máxima autoridad de Beyond Surface.

El desarrollo de alternativas más seguras puede tomar años, mientras que los sustitutos ecológicos aceptables para algunas sustancias utilizadas en protectores contra manchas y artículos a prueba de agua, como los perfluorocarbonos, no existen, dijo Foessel.

“Hace diez años, la gente ni siquiera nos hubiera hablado”, dijo Foessel. “La gente aceptaba que había que usar sustancias químicas que presentaban un riesgo”.