AFTEROFFICE
DEPORTES

Super Bowl:
trinchera bajo cero

El gélido clima no afectará el espectáculo ni el negocio del Super Bowl; hay ingredientes para ver un duelo parejo. 
Ma. del Refugio Melchor S. / Nancy González Gea
30 enero 2014 22:5 Última actualización 31 enero 2014 5:0
Peyton Manning será la clave para los Broncos de Denver en el Super Bowl del próximo domingo. (Archivo)

Peyton Manning será la clave para los Broncos de Denver en el Super Bowl del próximo domingo. (Archivo)

Sólo tres derrotas en la temporada, la mejor defensiva de la liga, una cuenta pendiente en el Super Bowl y el apoyo del ícono Steve Largent, parecen motivaciones suficientes para que Halcones Marinos de Seattle obtenga su primer título, pero tendrá enfrente a Broncos de Denver con su gran líder Peyton Manning.

Largent jugó 14 temporadas y no pudo llegar al partido por el anillo de campeón del futbol americano de la NFL. Su récord de más juegos consecutivos con al menos una recepción para touchdown (177) sigue vigente.

Denver construyó su equipo en torno a la figura de Manning, pasador que tiene todos los récords, pero sólo un anillo de campeón.

Anhela el segundo para igualar a su hermano Eli, quien lo apoyará desde la tribuna tal como lo hizo su hermano mayor cuando venció dos veces a Patriotas de Nueva Inglaterra. Peyton también aspira a convertirse en el primer mariscal en coronarse con dos franquicias: con Indianápolis ganó el XLI (29-17 a Chicago) y perdió el XLIV (31-17 contra Nueva Orleáns).

El duelo de estrategias correrá a cargo del coach Pete Carroll,
quien llegó a Seattle en 2010 y dos años después eligió al mariscal Russell Wlson, nombrado Novato del Año en esa temporada.


Su rival será John Fox, quien fue rescatado por Broncos en el 2011, ocho años después de la amarga derrota que sufrió al frente de Panteras de Carolina en el Super Bowl XXXVIII, cuando Patriotas los derrotó 32-29.


Precios congelados



El inédito enfrentamiento entre Seattle y Denver en Super Bowl no despertó tanta pasión entre los fanáticos. Si agregamos el intenso frío y lo caro de la sede compartida por Nueva York y Nueva Jersey, se entiende que los precios de los boletos se congelaran.

Por primera vez en muchos años, el valor de las entradas se desplomó a un 40 por ciento. Una empresa patrocinadora ofreció un boleto en 585 dólares, el precio más bajo desde 2005.

En años recientes los precios oscilaron entre dos mil 300 y dos mil 500 dólares.

“Este tipo de boletos nunca habían estado tan baratos a estas alturas en los últimos 25 años”, dijo Lance Patania, dueño de una compañía que comercializa entradas para espectáculos deportivos.

Los expertos pronostican temperaturas bajo cero el 2 de febrero, con un 30 por ciento de posibilidad de lluvia o nieve. El juego por el título de la Conferencia Nacional de 1967 que ganó Green Bay (21-17) a Vaqueros de Dallas es considerado el partido más frío de la historia, a tal punto que se le bautizó como el Tazón de Hielo; inició con 25 grados centígrados bajo cero y terminó con menos 44.

Por más inclemente que resulte el clima, lo seguro es que no afectará el gran negocio que representa el juego final de la NFL.

Las corporaciones pagarán la cifra récord de más de cuatro mllones de dólares por 30 segundos de espacio comercial televisivo durante el juego.

Una exageración en comparación con el Super Bowl de 1967, cuando apenas se pagó 42 mil dólares por un anuncio y el X, que ganó Pittsburgh 21-17 a Dallas, para el cual el costo se elevó a 111 mil dólares.

La danza de los millones poco importará al iniciar la fiesta porque hay ingredientes para disfrutar un partido cerrado cuando choque el mejor ataque contra la mejor defensiva.

Halcones Marinos posee el cuerpo de defensivos más efectivos de la Liga. Los esquineros Brandon Bown y Richard Sherman, junto con los profundos Kam Chancellor y Earl Thomas, permitieron la menor cantidad de yardas totales por partido (273.6) y por pase (172), además de 28 intercepciones.

Manning dispone de muchas armas ofensivas, sus cuatro receptores consiguieron más de 65 atrapadas y 10 touchdowns: Demaryius Thomas (92-14), Eric Decker (87-11), Wes Welker (73-10) y Julius Thomas (65-12).

Seattle puede hacer la chica, Denver tendrá que afrontar la presión del favorito. Hagan sus apuestas.