AFTEROFFICE
Deportes

Suns de Phoenix, un ocaso prolongado

Desde la llegada de Ryan McDonough como gerente general en 2012, el equipo que esta semana visita México no ha calificado a playoffs y por malos manejos han dejado ir a jugadores que hoy día son estrellas en otros equipos.
Alaín Arenas
10 enero 2017 23:44 Última actualización 11 enero 2017 4:55
(Especial)

Los Suns de Phoenix jugarán esta semana en la Ciudad de México ante los Mavericks de Dallas. (Especial)

La elección de Dragan Bender en el Draft de 2016 en junio pasado y la firma del agente libre novato Marquese Chriss un mes después son la muestra de las decisiones arriesgadas que ha tomado Ryan McDonough, gerente general de los Suns de Phoenix. Los novatos se cotizaron en la temporada baja, pero ambos juegan en la posición de delantero de poder.

“Firmar a Bender y Chriss es el ejemplo perfecto de un manejo cuestionable. El mensaje que manda McDonough es que no hay plena confianza en los dos y que hay pelea abierta por la titularidad. Lo peor es que obligas a que uno de ellos abandone tu equipo eventualmente por falta de minutos o mayor protagonismo en la quinteta inicial”, explica Álvaro Martin, analista de la NBA para la cadena ESPN.

En 2015, el base Goran Dragic pidió su canje a la mitad de la campaña, tras una conversación con la directiva. El esloveno ventiló públicamente que McDonough le dijo que no tomaría un rol principal en el equipo y que lo rotarían de ser necesario. Semanas después lo transfirieron a Miami, donde firmó un contrato por cinco años. Actualmente promedia 19 puntos por partido, siete más de los que registró durante su etapa en Phoenix.

El directivo llegó a la franquicia en la temporada 2012-13. Desde entonces, los Suns no han calificado a la postemporada. Su última aparición en playoffs se remonta a la campaña 2009-10, en la que perdieron la final de la Conferencia Oeste con los Lakers.

“Con su récord negativo (12-26), la gerencia podría cambiar veteranos como Tyson Chandler, Brandon Knight o P.J. Tucker, quienes son valorados por el resto de la liga, para tener selecciones altas en el Draft, como ya lo hicieron en años anteriores. El problema en Phoenix es que no se nota un núcleo en el que se pueda construir un equipo competitivo”, agrega el también cronista.

Los Suns de Phoenix
se perfilan a cumplir su séptima temporada sin playoffs, a causa de las decisiones de la gerencia general que no ha sabido armar un equipo plagado de jóvenes.

Carlos Morales, otro analista de la cadena, explica que la problemática de los Suns también reside en que la gerencia general no detecta las posiciones que debe fortalecer. “En la temporada 2014-15 hubo un momento en la que estuvieron en el equipo Eric Bledsoe, Isaiah Thomas y Dragic, estos últimos dos jugadores que hoy son estrellas en diferentes equipos. Había exceso de talento en una posición, pero cuando cambian a Thomas a los Celtics y al esloveno a Miami, no fortalecieron otros puestos que eran frágiles”.

Dentro de la organización defienden la postura de McDonough. Horacio Llamas, ex jugador del equipo entre 1996 y 1998 y representante del equipo en México, dice que el objetivo es crear un grupo de jóvenes que, conjuntamente, impulse a la franquicia.

“Se magnífica cuando el equipo pierde, pero se habla poco de lo competitivo que somos. El domingo pasado dominamos por muchos momentos a los Cavaliers, aunque al final perdimos por cuatro puntos”, destaca el mexicano.

“La organización pidió paciencia a los aficionados, porque en algunos años nuestros jóvenes madurarán juntos, nos llevarán a los playoffs y luego podremos aspirar a las Finales”.

La afición se alejó poco a poco de su estadio, la Talking Stick Resort Arena. Hasta el momento, registra 289 mil boletos vendidos en 17 partidos disputados. Según cifras de la liga, se coloca como la franquicia 26 (de 30) en asistencia.

“No es casualidad que los Suns hayan venido a México. La NBA hace un análisis de las franquicias que menos aficionados van a su estadio. Posteriormente les hace una oferta para que sean anfitriones en los juegos que se realizan en el extranjero, como es el caso de Phoenix en la Ciudad de México. El equipo se llevará una jugosa taquilla, más de lo que pudiera conseguir en casa. La desventaja es que sus aficionados y, específicamente los que compraron el abono anual, no están contentos con la medida, porque les quitaron un juego de temporada regular”, agrega Martin.

Los Suns disputarán su cuarto y quinto partido de su historia en México –mañana contra los Mavericks de Dallas y el sábado ante los Spurs de San Antonio- con un equipo que navega en la incertidumbre de su joven plantilla, que promedia 23 años de edad.