AFTEROFFICE
deportes

Sueños vivos en el Manchester United

Wayne Rooney podría convertirse este miércoles en el goleador histórico de los Red Devils, igualando la marca del legendario ariete Bobby Charlton, a pesar de su baja de juego.
Alain Arenas
13 diciembre 2016 23:49 Última actualización 14 diciembre 2016 4:55
Wayne Rooney, en busca de la gloria. (Reuters)

Wayne Rooney, en busca de la gloria. (Reuters)

A Bob Pendleton no le quedó otra alternativa que entrar, en febrero de 1994, a la oficina de Big Nev, mánager de la liga infantil Walton and Kirkdale, en la que trabajaba como secretario general, de acuerdo con un reportaje publicado por el diario Daily Express en septiembre pasado. Su deber era velar para que les pagaran los salarios caídos a los árbitros que actuaban en el certamen. Después de una charla en la que no llegó a ningún acuerdo, salió molesto y fijó su mirada en un partido del club Copplehouse, que se desarrollaba a un costado de las instalaciones de la liga. Se acercó al entrenador del equipo y le preguntó sobre un centro delantero que era petizo a comparación del resto de sus compañeros. El técnico le respondió que tenía 9 años, había marcado 99 goles en lo que iba de la temporada y su nombre era Wayne Rooney.

Pendleton, quien combinaba su trabajo con el de scout en Liverpool, quería llevarlo a aquella ciudad. Según la publicación, persuadió al entrenador y luego a los padres del muchacho. Éste viajó con la condición de que no fuera a la academia de los Reds, porque tanto él como su familia eran seguidores del Everton. El visor lo llevó al club del que era hincha. En la reunión, la directiva quedó encantada con sus habilidades y se quedó en el equipo.

“El partido que más recuerdo fue uno en el que jugamos contra el Manchester United en la Sub-11. Metí un golazo desde fuera del área. Compañeros y rivales me aplaudieron. Ese día ganamos 12-2”, compartió el atacante, quien marcó 114 anotaciones en 29 juegos en aquella temporada, en una entrevista para el portal del Manchester United en abril pasado.

Su actuación llegó hasta los oídos de Sir Alex Ferguson, quien dirigía al primer equipo de los Red Devils. “Fracasamos dos veces antes de ficharlo, nos dijo que jugaba en el lugar de sus sueños”, reveló el escocés.

Finalmente firmó con el United en 2004, por 30 millones de euros, cifra récord en la Premier League. “Siempre fue terco. Llegó al equipo con una fractura en el quinto metatarsiano del pie derecho y quería jugar. Era muy joven cuando llegó y su carácter explosivo lo perjudicó en momentos clave. Conforme maduró se convirtió en mejor futbolista”, agregó Ferguson.

Debutó contra el Fenerbahce turco en la Champions League con tres goles. Ese fue el aperitivo de su carrera con el cuadro del noroeste de Inglaterra, con el que suma 248 tantos, uno menos que Bobby Charlton, líder histórico de anotaciones del club. La diferencia entre ambos es que el campeón del Mundo en 1966 participó en 758 encuentros, mientras que Rooney suma 540 hasta el momento.

“Paul Gascoigne y Bobby Charlton son los dos mejores delanteros ingleses de la historia. El primero era alucinante, fue mi ídolo. Su gol contra Escocia en la Eurocopa de 1996 es el mejor que vi. El segundo es el ejemplo perfecto de lo que un atacante debe hacer dentro del campo: ser un líder y definir los partidos”, señaló el futbolista de 31 años en el documental Gascoigne.

Pero Rooney no tuvo un buen inicio en la presente temporada, en la que sólo registra tres goles. Su sequía se debe en parte a la llegada de Jose Mourinho como entrenador. Lo relegó a la banca desde los primeros encuentros y, cuando lo utiliza, lo hace en el mediocampo, detrás de Zlatan Ibrahimovic, quien tomó el rol de centro delantero. “Si no es regular en la cancha, es porque otros jugadores del plantel aportan mejores soluciones que él”, afirmó el DT portugués.

Si el delantero vive tiempos sombríos en su club, en la Selección es lo opuesto, al mantener la regularidad y la capitanía. Es el goleador histórico del combinado inglés con 53 anotaciones, cuatro más que el mismo Charlton, al que superó en septiembre pasado.

“No creo que mantenga el instinto goleador de delantero. Ahora se le trata de buscar acomodo en el centro del campo, pero tampoco es un mediocampista. Debió de retirarse, al menos, de la Selección cuando concluyó la Eurocopa pasada”, mencionó Peter Shilton, portero de Inglaterra entre 1973 y 1990, a la cadena BBC.

Rooney es el segundo futbolista con más convocatorias al combinado británico con 116, nueve menos que el mismo Shilton. “Me daría gusto que rompiera mi récord siempre y cuando jugara bien, pero no lo hace. Es ridículo que lo convoquen pese a su bajo nivel”, agregó el arquero.

Rooney, quien no marca en liga desde agosto pasado, podría empatar o romper el récord de anotaciones Charlton en el United, si es que hoy logra anotar ente el Crystal Palace, una empresa que parece complicada.