AFTEROFFICE

Star Wars y el lado oscuro del turismo en Croacia

Dubrovnik es una ciudad en Croacia que muchos conocen, quizás no por estar físicamente ahí, sino a través de una pantalla, ya que esta entidad ha fungido como set de las 5 temporadas de Games of Thrones y actualmente de la octava entrega de Star Wars, pero todo este protagonismo tiene un precio.
Bloomberg 
25 marzo 2016 20:18 Última actualización 26 marzo 2016 11:37
star wars me

La ciudad croata está situada en el medio de las colinas de los matorrales altos y el mar Adriático. (Especial)

Con el paseo medieval de Dubrovnik llenó de reflectores, cámaras y una nave espacial estacionada junto a un pilar de piedra, Desiree y Roger Hamilton tuvieron que cenar en un rincón más mundano de la ciudad de mil 400 años de edad.

Walt Disney esta filmando la octava entrega de Star Wars en el centro de la entidad croata, que también ha sido utilizada en las 5 temporadas de la serie de HBO, Games of Thrones. Por una semana en este mes, los visitantes fueron desviados de Stradun, la avenida central con casas de piedra, mientas personal arrastraba cajas azules por senderos adoquinados y electricistas movían gruesos cables al lado de cafés establecidos en las plazas mediterráneas.

“Esta ciudad parece un escenario de Disneylandia, y sería devastador si se convierto sólo en eso, un escenario”, dijo Desiree Hamilton, después de que ella y su esposo, los dos británicos residiendo en Pensilvania, consumieran una comida de turista en uno de los lugares. “Se ha echado a perder por las grabaciones de la película. Sin duda lo estropea para los turistas que quieren ver la ciudad”.


Mientras el resort turístico más fotografiado de Croacia se prepara para la temporada de verano, el mayor Andro Vlahusicestá está llevando a que la ciudad amurallada se convierta en un escenario vivo para producciones cinematográficas y de televisión. Algunos oficiales de la ciudad, expertos en propiedades y los locales dicen que quizás esa estrategia esté funcionando muy bien. Los turistas que van por las filmaciones tienen que pelear por alojamiento y espacio, amenazando con saturar la infraestructura y la industria hotelera local.

Para Croacia, el turismo en una ciudad como Dubrovnik, que fue bombardeada y ocupada durante la guerra de independencia de Yugoslavia, ayudará a asegurar un crecimiento estable de la economía después de una recesión de seis años terminada el año pasado. El miembro más nuevo de la Unión Europea está apostando a que los turistas occidentales escojan a Croacia y a sus 5 mil 800 kilómetros de playas, antes que los centros turísticos en el Oriente Medio y en el norte de África, por cuestiones de seguridad.

“No tienes que poner un escenario o un set en Croacia mientras tenga belleza natural e historia natural”, dijo el primer ministro de Croacia Tihomir Oreskovic en una entrevista. “Nuestro rol es mejorar aún más lo que el país ya tiene para ofrecer y elevar el interés global por Croacia”.

La ciudad está tratando de ponerse al día. En las afueras del centro amurallado, una nueva estación eléctrica está comenzando operaciones y una concesión para construir un puerto cerca de Gruz ha sido otorgada. El Hotel Belvedere, que pertenece al multimillonario ruso Viktor Vekselberg, ya ha programado una reconstrucción, como también lo ha hecho el complejo abandonado en la bahía, Kupari. Ambos están siendo desarrollados por el Rusia Avenue Group y la cadena Ritz-Carlton.

Pero quizás eso sea muy poco o muy tarde para una ciudad que está en el medio de las colinas de los matorrales altos y el mar Adriático; y los cuartos y departamentos de los locales viviendo dentro y fuera de la ciudad de murallas de piedra no pueden con la demanda.

La oficial de la Organización Trusística de Dubrovnik, Eta Lovic, dijo que los hoteles y cuartos de la ciudad han sido reservados con solides para cada temporada durante los últimos años y “los turistas siempre nos preguntan que encontremos una habitación disponible que no tenemos”.

Al mismo tiempo, el desarrollo al interior del centro histórico se ve obstaculizado por una ley que prohíbe nuevas construcciones en el pueblo viejo que se observa desde el interior de las paredes. Cualquier renovación en el centro de la ciudad protegido por la UNESCO es puesta estrictamente bajo el escrutinio de la ciudad y de los oficiales regionales, y además no hay ninguna garantía de aprobación.

“El turismo está explotando y aún hay mucho potencial de crecimiento, pero la pregunta es cuánto tiempo más la ciudad podrá hacer frente”, dijo Kieran Kelleher, director de Dream Estates Croatia, una división de Savills, la firma de bienes raíces con sede en Londres.

Mayor Vlahusic, médico y primer ministro de salud, decidió promover a Dubrovnik a través de las películas y la televisión cuando se hizo cargo del ayuntamiento hace 7 años. Ofreció el uso del pueblo viejo amurallado gratis a HBO para la serie Games of Thrones, contando con los impuestos que ganarían las arcas de la ciudad por el consumo generado.

Vlahusic extendió la misma oferta a Lucasfilm, empresa de Disney, cuando negociaron, comentó. Disney y Lucasfilm no respondieron a la solicitud de comentarios.