AFTEROFFICE
CIENCIA

Sonda Cassini dice adiós con último viaje a Saturno

Con su descenso final, previsto para el 15 de septiembre, se pondrán fin a 13 años en los que la sonda hizo importantes descubrimientos sobre Saturno y su desintegración tendrá lugar cuando se precipite a la atmósfera del planeta.
Reuters
29 agosto 2017 19:48 Última actualización 29 agosto 2017 19:55
Cassini

(Tomada de YouTube)

La sonda estadounidense Cassini pondrá fin a una misión de 13 años a Saturno a mediados de septiembre y transmitirá información hasta el último momento antes de precipitarse a la atmósfera del planeta, dijeron el martes autoridades de la agencia espacial NASA.

Cassini, la primera nave espacial que orbita Saturno, realizará el último de sus 22 descensos entre los anillos del planeta y la superficie el 15 de septiembre. La sonda luego se desintegrará a su paso por la atmósfera del planeta compuesto de gas.

El descenso final de Cassini terminará una misión que hizo importantes descubrimientos como los cambios estacionales en Saturno, el parecido de la luna Titán con la Tierra primitiva, y un océano subterráneo en la luna Encélado con géiseres de hielo que se extienden por kilómetros hacia el espacio. 


La última fotografía de Cassini en su camino a la atmósfera de Saturno seguramente sea de los propulsores, o de espacios en los anillos causados por satélites naturales de pequeño tamaño, dijo la científica Linda Spilker, del proyecto Cassini del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

La sonda enviará información en tiempo real sobre la atmósfera hasta que pierda contacto con la Tierra a las 11:54 del 15 de septiembre, dijo la NASA.

Spilker dijo que la última información proporcionada por Cassini sobre los anillos mostró que tenían una masa más liviana que lo pensado. Eso sugiere que son más jóvenes de lo esperado, de unos 120 millones de años, y por lo tanto fueron creados después del nacimiento del sistema solar, añadió.


Durante sus órbitas finales, Cassini también estudió la atmósfera de Saturno y tomó medidas para determinar el tamaño del núcleo rocoso del planeta. La sonda ha estudiado el cuerpo celeste, el sexto planeta desde el Sol, y sus 62 lunas conocidas desde julio del 2004.

Debido a que la sonda tiene poco combustible, la NASA la destruirá sobre Saturno para evitar cualquier posibilidad que algún día choque con Titán, Encélado u otra luna que podría tener vida microbiana nativa. Con ello se asegurará de que microbios de la Tierra aún vivos en Cassini no contaminen las lunas para estudios futuros.