AFTEROFFICE
deportes

Sochi, la capital deportiva de Rusia

Se afianza como la ciudad referente en Rusia para albergar eventos como la Fórmula Uno –que este fin de semana celebrará su cuarta edición- y el Mundial de Futbol de 2018, gracias a su ubicación estratégica y clima templado.
Alain Arenas
26 abril 2017 22:22 Última actualización 27 abril 2017 5:0
Sochi. (Especial)

Sochi albergará el Gran Premio de Rusia de la Fórmula Uno en el autódromo local (Alejandro Gómez)

Desde la época en la que José Stalin gobernaba la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en los años 40 y 50, la ciudad de Sochi -ubicada a mil 361 kilómetros al suroeste de Moscú- ya era un destino de gran interés. Los soviéticos se trasladaban desde San Petersburgo u otras urbes desbordadas por la nieve para pasar el verano en esa región por su clima cálido (entre 18 y 30 grados) y disfrutar de la playa del Mar Negro, según cuenta Elena Sinitsyna, quien estudió Historia y Ciencias Sociales en la Universidad Pedagógica de Minsk, en la antigua URSS (hoy Bielorrusia).

La también catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de México dice que esa tendencia la continuaron los rusos, tras la caída de la URSS en 1991. Sochi se convirtió en el punto turístico por excelencia. Se construyeron hoteles, museos y parques. Se crearon recorridos por las montañas y, con la llegada de Vladimir Putin a la presidencia en su primer periodo (1999-2008), se atrajeron grandes torneos deportivos.

“El desarrollo de Sochi en ese departamento inició a finales de la década pasada. El primer gran evento que le concedieron a la ciudad fue cuando la eligieron, en 2007, sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014”, destaca la académica. “La organización fue un éxito, por la temperatura de la ciudad y porque los turistas, además de ir a las competencias, se pudieron trasladar a otros puntos atrayentes de la localidad en menos de dos horas, como el mismo Mar Muerto o las montañas nevadas del Cáucaso”.

En el mismo año que se disputaron las justas invernales, la urbe también albergó el Gran Premio de Rusia de la Fórmula Uno en el autódromo local. Éste significó el regreso de la carrera –que este fin de semana celebrará su cuarta edición- después de 100 años de ausencia en el calendario automovilístico. “Cuando se dio la noticia, los rusos la recibieron con mucho orgullo. Sabían de la importancia del serial”, afirma Sinitsyna.

Introduzca el texto aquí
AUTÓDROMO DE SOCHI
inauguración: 2014
Arquitecto: Hermann Tilke
Número de vueltas: 53
Curvas: 19
Longitud del circuito: 5.848 kms.
Distancia de carrera: 309.745 kms.
Vuelta más rápida: 1:39.094 (Nico Rosberg)
Velocidad máxima: 320 kilómetros por hora

Los próximos dos grandes eventos que recibirá la metrópoli serán la Copa Confederaciones (17 de junio-2 de julio) –con tres partidos de primera ronda y uno de semifinal- y el Mundial de Rusia 2018. El estadio Fisht –con capacidad para 47 mil 700 personas- será la sede en ambos eventos. El inmueble fue construido para albergar las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos de Sochi, y desde 2015 fue elegida como la casa de la Selección de futbol para sus partidos de local.

Pero la tradición futbolística de la ciudad se encuentra en ciernes. Actualmente no cuenta con equipo de Primera División y apenas en 2013 se fundó el club amateur FC Sochi en la cuarta categoría del país. Para la campaña 2014-15 ascendió a la Tercera División, la cual ya se considera profesional. Sin embargo, el equipo no juega como local en el FisVVht, sino en el Estadio Central, con capacidad para 10 mil personas y con más de 50 años de antigüedad.

“Ni en Sochi ni en el país el futbol es el deporte número uno en popularidad. Hace años ni siquiera figuraba. El esquí, el bobsleigh, el hockey sobre hielo y otros deportes de invierno tienen mejor aceptación del público. La medida para albergar estos eventos es económica, pero también política”, analiza Sinitsyna.

La catedrática cuenta que el deporte es un arma del gobierno ruso para mostrar la superioridad del país en el plano internacional. “Las medallas olímpicas y mundiales fortalecen el nacionalismo de los ciudadanos. Desde que Vladimir Putin tomó la presidencia por segunda ocasión (2012) se han invertido muchos millones de dólares, como en las academias infantiles”.

En septiembre de 2013 se inauguró en Sochi la Universidad Olímpica Internacional de Rusia, con el respaldo del Comité Olímpico Internacional. Según el portal La Voz de Rusia, este centro de estudios preparará personal para la industria deportiva. Algunas de las licenciaturas que ahí se imparten son Administración en el Deporte, Diplomacia Deportiva y Regulación Jurídica del Deporte.

“El gobierno ruso entendió que el deporte puede ser utilizado como un negocio, es por eso que construyeron esta universidad, que se preocupa principalmente por promover las finanzas de los Juegos Olímpicos”, dice la académica.

Sinitsyna explica que el crecimiento de Sochi para albergar eventos deportivos es un reflejo del avance que tiene Rusia en este aspecto desde la llegada de Putin. “Desde que está en poder se han celebrado más de 300 competencias internacionales, y sólo en 2016 fueron 150. El deporte juega un papel fundamental para este gobierno”.