AFTEROFFICE
deportes

Sinsabor olímpico

A la espera de saber si recibirán o no una medalla de bronce por el dopaje de varias competidoras en Beijing 2008 y Londres 2012, Damaris Aguirre y Luz Mercedes Acosta comparten un retiro prematuro por falta de apoyo.
Alain Arenas
30 agosto 2016 22:8 Última actualización 31 agosto 2016 5:0
El sexto lugar de Damaris Aguirre puede cambiar por tercero, si se confirman las suspensiones. (Alejandro Gómez)

El sexto lugar de Damaris Aguirre puede cambiar por tercero, si se confirman las suspensiones. (Alejandro Gómez)

Para Damaris Aguirre el punto cumbre de su carrera fue en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. La halterista mexicana recuerda que durante la final olímpica no escuchaba cuando la llamaban a hacer sus levantamientos, porque tenía puestos sus audífonos en los que sonaba música de grupos como Molotov, Korn o System of a Down. Finalmente era su entrenador el que le avisaba que tenía que salir a competir.

Ocho años después de la justa veraniega en la que finalizó en sexto lugar, se le podría entregar la medalla de bronce, luego de los dopajes de la china Cao Lei (oro), la kazaja Alla Vazhenina (plata) y la rusa Nadezhda Yevsthyukina (bronce). La Federación Internacional de Levantamiento de Pesas (IWF, por sus siglas en inglés) decidió suspenderlas y, en caso de mantener sus castigos, les retiraría sus preseas.

“Una medalla olímpica siempre tendrá un gran valor, no importa que me la den después. Esto es una lección de que cuando juegas limpio, al final tendrás buenos resultados. No hay un plazo para que me entreguen la presea. La IWF continuará con la investigación a las atletas dopadas y después el Comité Olímpico Mexicano hará la solicitud para que me entreguen la medalla”, explica Aguirre en entrevista con El Financiero.

La chihuahuense, quien participó en la categoría de -75 kilogramos, se retiró en 2010 luego de una lesión que le afectó el codo izquierdo. Cuenta que quiso seguir en las competencias, pero Rosalío Alvarado, presidente de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas (FMLP), comenzó a tener conflictos con ella.

Damarís Aguirre
Lugar de nacimiento: Chihuahua, Chihuahua
Fecha de nacimiento: 25 de julio de 1977 (39 años)
Altura: 1.63 metros
Peso: 75 kilos
Disciplina: Halterofilia
Juegos Olímpicos: 2 (12 en Atenas y sexta en Beijing 2008)

“Después de la recuperación tuve desacuerdos para competir por lugares para calificar a selectivos nacionales y torneos internacionales; los directivos no respetaron algunos acuerdos. Esa situación me orilló a retirarme en un contexto que yo no quería. No tengo una buena relación con el presidente de la FMLP. Entre más alejada esté de él y de la propia Federación, mejor. No espero nada de ellos”, agrega la mujer de 39 años.

Aguirre sigue entrenando y también da clases de crossfit. Además, siguió el ejemplo de ex atletas olímpicos como Ana Gabriela Guevara y Víctor Estrada, al entrar a la política como diputada suplente por el Distrito 18 en Chihuahua. Dice que le gustaría seguir en esa ocupación para ayudarle a la población a superarse por medio del deporte.
“La medalla olímpica es una doble bendición, porque además estoy embarazada. Pese a que me hubiera gustado celebrarlo con mi familia en el podio, las cosas suceden por algo. El día de la final rompí mis marcas personales y nacionales, ahora con el posible bronce es una actuación redonda para mí”, finaliza Aguirre.

LUZ MERCEDES ACOSTA
Luego de que la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas (IWF, por sus siglas en inglés) publicara que la kazaja Maiya Maneza (oro), la rusa Svetlana Tsakuraeva (plata) y la turca Sibel Simskek (cuarto lugar) en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 -categoría -63 kilogramos- dieran positivo en una nueva revisión de sus pruebas antidopaje, Luz Mercedes Acosta tiene la posibilidad de obtener la medalla de bronce en caso de que el organismo reafirme su veredicto en contra de las halteristas involucradas -quienes se encuentran suspendidas-, lo que eventualmente le permitiría a la mexicana superar el sexto lugar que obtuvo para colgarse la presea.

1
  

  

Luz Mercedes Acosta

“Es un sentimiento agridulce. No es lo mismo que ganes una medalla en tiempo, forma y que te premien en la ceremonia, a que te le manden por paquetería. Es una sensación que no termina por llenarme, porque no lo puedes disfrutar como se debió hacer en su momento”, señala Acosta en entrevista con El Financiero.

La ex atleta relata que sostuvo una disputa previo a las Magnas Justas celebradas en la capital inglesa, con Rosalío Alvarado, presidente de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas (FMLP), quien quería que otra competidora ocupara la plaza olímpica que le correspondía a ella. El conflicto se resolvió un mes antes del arranque del certamen, por lo que Acosta sólo tuvo esos días para trabajar con su entrenador.

Luz Mercedes Acosta
Lugar de nacimiento: Guaymas, Sonora
Fecha de nacimiento: 22 de diciembre de 1980 (35 años)
Altura: 1.64 metros
Peso: 63 kilogramos
Disciplina: Halterofilia
Juegos Centroamericanos: 3 (plata en San Salvador 2002, oro en Cartagena 2006 y plata y bronce en Mayaguez 2010)
Juegos Panamericanos: 3 (bronce en Santo Domingo 2003, Rio 2007 y bronce en Guadalajara 2011)
Campeonatos Mundiales : 2 (Turquía 2001, República Dominicana 2006.

“La final olímpica no salió como yo planeaba. No llegué con la preparación requerida. Mi mejor levantamiento de ese día se quedó ocho kilogramos corto de mi mejor marca (136 kilogramos en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011), que casualmente fue el registro más pesado de la canadiense Christine Girard, quien terminó ganando el bronce. Esa final fue insatisfactoria para mi, porque sabía que podía dar más”, explica la mujer de 35 años.

La falta de apoyo de la misma FMLP fue fundamental para que la sonorense anunciara su retiro de la halterofilia. Relata que durante 2013 se mantenían las fricciones con Alvarado y que tampoco contaba con un entrenador, por lo que eso facilitó su decisión.

“Mi mejor ciclo olímpico debió ser el de Río 2016, con el que debí de llegar en mi mejor forma. Pero las cosas no se dieron por las diferentes faltas de apoyo que tuve”, asegura.

“Ahora trabajo en el Consulado de México en Phoenix, en el que soy feliz y puedo ayudar a mis paisanos. Si me ofrecieran un puesto directivo en la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas no lo aceptaría. No cambiaría la estabilidad de mi familia en Estados Unidos por el ambiente que se vive en ese organismo”.