AFTEROFFICE
culturas

Sin definir, el último destino de los restos
de Enrique Nery

De acuerdo con la familia, aún no saben dónde quedarán las cenizas del reconocido jazzista. Era considerado un pionero del jazz en México.
Notimex
24 febrero 2014 13:52 Última actualización 24 febrero 2014 14:7
Etiquetas
El músico Enrique Nery fue galardonado, en 2009, con la medalla al Mérito Artístico por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

El músico Enrique Nery fue galardonado, en 2009, con la medalla al Mérito Artístico por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. (Cuartoscuro/Archivo)

Luego de un servicio religioso, el cuerpo del compositor Enrique Nery (1945-2014), fallecido la víspera a consecuencia de una insuficiencia renal, fue cremado en una funeraria de la colonia Juárez, de la ciudad de México. Su hija Lilileth Nery, comentó que por el momento desconocen cuál será el destino final de las cenizas del jazzista.

En estos momentos, su familia no han tenido cabeza para definir lo que vendrá ahora que perdió la batalla contra una insuficiencia renal que le aquejó durante los últimos siete años. Con adornos florales y una fotografía de perfil del músico, donde aparece acompañado por su inseparable piano, han quedado en la sala número nueve de la funeraria de la calle General Prim, donde la madrugada de este lunes, amigos y familiares lo velaron.

Según familiares del músico, luego de dar a conocer el deceso, su cuerpo fue trasladado al salón Zafiro del Sindicato Único de Trabajadores de la Música (SUTM), en el sur de esta ciudad, donde colegas y amigos cercanos lo despidieron a ritmo de jazz. Entre los músicos que arribaron al sencillo homenaje, estuvieron Rodolfo “Popo” Sánchez y Mateo Aguilar.

Enrique Nery era considerado un pionero del jazz en México, tenía más de medio siglo de exitosa trayectoria, a lo largo de la cual había participado en legendarias agrupaciones como las orquestas de Dámaso Pérez Prado y la de Pablo Beltrán Ruiz. Como compositor y arreglista destacan sus incursiones con personalidades de la música popular mexicana.

En los años 90, coordinó talleres de jazz con jóvenes músicos. A inicios de la década pasada, fue parte de uno de los tríos más relevantes del jazz mexicano, con el contrabajista Agustín Bernal y el baterista Tony Cárdenas.

Tenía grabado al menos una decena de discos: “The New Mexican Sound of Enrique Nery”, “Perseverancia”, “Dueto Nery/López”, “Contrastes”, “Ambiance”, “From Mexico to the World”, “Solo Sessions”, “Mexicanista”, “¿Quién eres tú?” y “Toda una vida”.