AFTEROFFICE
culturas

'Shakespeare frente a frente', dos caras de la misma moneda

El director Mauricio García Lozano enfrenta al espectador a dos tramas de géneros opuestos sobre el abuso de poder. Este drama alterna funciones con la comedia "Medida por medida", dentro del ciclo "Shakespeare frente a frente".
Rosario Reyes
10 julio 2016 21:54 Última actualización 11 julio 2016 5:0
La puesta en escena se presenta en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque. (Cortesía)

La puesta en escena se presenta en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque. (Cortesía)

Con el montaje de Ricardo III, el director Mauricio García Lozano enfrenta al espectador a dos tramas de géneros opuestos sobre el abuso de poder.

Este drama alterna funciones con la comedia Medida por medida, dentro del ciclo Shakespeare frente a frente. La propuesta es ver un día un título y al siguiente el otro, para comparar “las dos caras de la moneda: la tragedia sangrienta y la comedia enloquecida”, explica García Lozano.

Si bien el director ya había montado Ricardo III, que habla sobre sobre un noble decidido a tomar la corona de Inglaterra a cualquier precio, es la primera vez que lleva a escena la comedia en la que actores invitados se unen a la compañía Teatro del Farfullero, para contar una historia en la que el sexo se convierte en delito, como una forma de ejercer control desde el Estado.

Cuando un decreto obliga a la no fornicación, se desata el caos en esta historia ambientada en Viena, escrita hace más de 400 años, cuya vigencia resulta estremecedora, pues exhibe lo absurdo y cruel del abuso de poder.

El montaje de Medida por medida recrea un cabaret de mala muerte y tiene una gran vitalidad, dice la actriz Ilse Salas, quien participa en la puesta.

“Esta obra va a un ritmo vertiginoso, así es la vida. Así pasamos de leer las peores noticias, como ver a un descabezado -como sucede en la obra- y enseguida estamos viendo Instagram. Se entiende que el director juntara ambas obras: una es trágica y la otra es una comedia oscurísima”, explica.

Lo más difícil de esta pieza, considera Salas, es dar con los distintos tonos que plantea el autor en el texto.

Shakespeare pasa de una escena de albures -era un arrabalero tremendo, fantástico y sabio-, a una discusión filosófica de alto nivel sobre la justicia divina, las leyes civiles, la moral, la ética”, detalla. Problemas tan vigentes para el público isabelino como para el actual, considera la actriz.

Las dos piezas se presentan en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, de jueves a sábado a las 19:00, y los domingos a las 18:00 horas.