AFTEROFFICE
culturas

Ser 'argenmex' tras el exilio

A 40 años del golpe militar en Argentina, el antropólogo Néstor García Canclini advierte paralelismos entre las persecuciones que obligaron a miles a exiliarse entonces, y la violencia que afecta hoy a México.
Eduardo Bautista
22 marzo 2016 22:14 Última actualización 23 marzo 2016 13:1
En la sala de su casa de San Ángel, asegura que argentinos y mexicanos conforman una fusión irrepetible. Y no sólo por el futbol. (Braulio Tenorio)

En la sala de su casa de San Ángel, asegura que argentinos y mexicanos conforman una fusión irrepetible. Y no sólo por el futbol. (Braulio Tenorio)

___¿Por qué en Argentina nunca se sufren los terremotos?

___Porque ni la Tierra los traga.

El antropólogo rioplatense naturalizado mexicano sabe que, de todos los chistes sobre nacionalidades que hay en México, a los argentinos les tocó la peor parte.

“La gente cree que siempre estamos enfadados, pero creo que es un mal entendido intercultural”
, dice con una sonrisa, que ni por error traía cuando llegó a México en agosto de 1976. Escapaba, junto con miles de compatriotas, de la dictadura militar de Jorge Rafael Videla, quien tomó a la fuerza el gobierno de Argentina hace exactamente 40 años.

Subió al avión con temor; el peligro de secuestro –o incluso algo peor– era latente para todo el que quisiera abandonar el país. Tenía 36 años, un pasaporte y el dinero necesario para comer.

“Para mí, al igual que para muchos otros, México significó la oportunidad de escapar del terror”, sostiene frente a su vasto acervo discográfico, en donde conviven tangos y rancheras; milongas y boleros.

En la sala de su casa de San Ángel, asegura que argentinos y mexicanos conforman una fusión irrepetible. Y no sólo por el futbol.

___¿Qué relación cultural se ha desarrollado entre este país y Argentina?

___México nos abrió un horizonte latinoamericano que desconocíamos: el de las culturas indígenas. En Argentina estos grupos han sido arrinconados y tienen una muy baja presencia en la vida nacional. La mal llamada Campaña del Desierto los aisló en la Patagonia y en el norte del país. Aquí, en cambio, cuando se circula por las grandes ciudades, nos encontramos con un mestizaje muy vivo que resulta imprescindible para poder ubicarse en la Historia.

___¿Qué es hoy de los argentinos que llegaron a México escapando de Videla?

___Hay que decirlo: el peronismo fue una especie de pre-dictadura. Por eso el exilio ocurrió desde 1974, dos años antes del golpe de Videla. Fue una migración peculiar; en ella había un alto número de políticos, intelectuales, periodistas y psicoanalistas. Muchos de ellos cambiaron la forma de educar en México. Trajeron nuevas metodologías de trabajo y técnicas de análisis grupal. Por lo menos la mitad de los que llegamos decidimos quedarnos. Llevo más años viviendo aquí que en la Argentina; es la tierra donde nacieron mis hijos. Entre los argentinos que radicamos en México siempre existen efectos de doble pertenencia.

___¿Qué tan compatibles son argentinos y mexicanos?

___Sé que hay chistes sobre nosotros que no son precisamente elogiosos. Es un lugar que compartimos con los estadounidenses. Pero sí, evidentemente hay cortos circuitos entre ambos, sobre todo en el modo de comportarnos social y culturalmente. Creo que hemos estereotipado a Argentina. Muchos tienen la idea de que provenimos de una tradición más europea que, si bien existió en el pasado, hoy ya no es tan visible debido a la incursión de la cultura norteamericana.

___¿Pero se han sabido adaptar, no cree?

___Sí, claro. Ahí está la nueva oleada de jóvenes que llegó a México después de la crisis de 2001. La Argentina se había quedado sin rumbo ni expectativas, y ellos sabían que aquí hallarían grandes oportunidades. Hoy muchos trabajan en el diseño, la moda, la gastronomía o las artes visuales. Este país se ha beneficiado mucho de las migraciones latinoamericanas. Buenos Aires y la Ciudad
de México son las grandes capitales culturales de América Latina. Quizás en ninguna otra urbe del continente haya tanto acceso a
la cultura internacional.

___Argenmex es el término que se emplea para definir a este exilio…

___Creo que sólo los argentinos hemos hallado la fórmula para fusionarnos con la cultura mexicana. Las conexiones, después de todo, no son tan malas. Los argenmex de segunda generación prefieren vivir en México, y eso que también conocen cómo es la vida en Argentina.

___¿Cómo asimilan ambos países la violencia social?

___Varios de los cárteles que operan en México también lo hacen en Argentina. Esto nos deja ver que existe una nueva y paródica integración latinoamericana, que está siendo llevada a cabo por los narcotraficantes, y no por los gobiernos ni los empresarios legales. También hay una serie de paralelismos interesantes: Argentina tuvo 30 mil desaparecidos durante la dictadura; México, con esta guerra inútil y fracasada contra el crimen organizado, ya se está acercando a esa cifra. En ambos casos, aunque distintos, tenemos elementos comunes: al ejército reprimiendo, a personas que deben huir de sus comunidades y a periodistas obligados al exilio. En los dos países existe un desmantelamiento del Estado de bienestar y una opacidad en el manejo de la justicia. En México no se ha esclarecido el caso Ayotzinapa y en Argentina sucede lo mismo con la muerte del fiscal Nisman. Vivimos en medio de gestiones político-empresariales corruptas, acuerdos de seguridad autoritarios e intentos de controlar la participación social. Son coincidencias de fondo y muy tenebrosas a las que debemos poner especial atención.


UNA VIDA EN EL PENSAMIENTO
Nació en La Plata el 1 de diciembre de 1939. Es antropólogo y tiene un doctorado en filosofía en la Universidad de París X Nanterre. Entre sus obras destacan Culturas híbridas (1990), Consumidores y ciudadanos (1995) y La sociedad sin relato (2010). Hace dos años ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes. Ha dado clases en las universidades de Austin, Stanford, Nápoles y Barcelona. Actualmente es profesor de la Universidad Nacional Metropolitana (UAM).