AFTEROFFICE
culturas

Seguro del INBA considera murales
sólo como inmuebles

Dentro de la póliza extendida por Grupo Mexicano de Seguros, el conjunto de los 17 murales del Palacio de Bellas Artes no está asegurado bajo el estatus de bien cultural: lo que está protegido en caso de siniestro es el edificio, las pinturas son consideradas como una parte más de la construcción.
La aseguradora que protege los murales del Palacio de Bellas Artes, los cubre por poco menos de 9 millones de pesos. Con todo y Palacio. (Edgar López)

La aseguradora que protege los murales del Palacio de Bellas Artes, los cubre por poco menos de 9 millones de pesos. Con todo y Palacio. (Edgar López)


¿Cuánto valen los murales de Rufino Tamayo, Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Jorge González Camarena, Manuel Rodríguez Lozano y Roberto Montenegro que se encuentran en el Palacio de Bellas Artes? Si bien como patrimonio nacional son invaluables, lo cierto es que la aseguradora que los protege los cubre por poco menos de 9 millones de pesos. Con todo y Palacio.

Dentro de la póliza extendida por Grupo Mexicano de Seguros, el conjunto de los 17 murales no está asegurado bajo el estatus de bien cultural: lo que está protegido en caso de siniestro es el edificio, las pinturas son consideradas como una parte más de la construcción.

“Las compañías aseguradoras protegen todo el inmueble y la obra mural es parte del mismo”, dice la directora del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), Gabriela Gil.

A FONDO
PATRIMONIO

Los 17 murales del Palacio de Bellas Artes fueron sometidos este año a un porfundo proceso de restauración, mediante un apoyo económico del Bank of America.

Murales

“El Palacio de Bellas Artes cuenta con un seguro que maneja la Dirección de Recursos Naturales, que no es nada más para los murales, sino que es general”, explica Miguel Fernández Félix, director del museo del mismo recinto.

De acuerdo con información obtenida a través del IFAI, los 17 murales del Palacio de Bellas Artes están asegurados (mediante el contrato DRM/SSG/25/15, vigente desde el 13 de marzo del 2015) por un monto de 8 millones 920 mil 809 pesos con la empresa Grupo Mexicano de Seguros, S.A. de C.V. Esta póliza empresarial, que vence el 31 de diciembre de este año, ampara incluso actos terroristas.

En cambio, los 14 murales que se ubican en Ciudad Universitaria, que han sido afectados en diversas ocasiones por manifestaciones estudiantiles –además del desgaste natural provocado por la intemperie- están protegidos por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) bajo una póliza llamada “Bienes culturales, de clavo a clavo” y que aplica tanto para este acervo como para las esculturas y las obras que entran y salen del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), desde que son embaladas hasta que son devueltas a su destino, dice Julia Molinar, subdirectora de Conservación y Registro del MUAC.

Los murales de CU, creados por artistas como Juan O’Gorman, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Francisco Heppens, Rosendo Soto, José Chávez Morado, Mario Omar Falcón, Benito Messeger y José Lazcano Toquerro, están cubiertos con un seguro que ampara todo tipo de daños, precisa Molinar.

“La Dirección General de Patrimonio Universitario es la entidad que concentra todos los seguros. La Universidad tiene contratada una compañía aseguradora que licita cada año, y ahorita la que está vigente es RSA”, señala Molinar.

Como algunas piezas artísticas se encuentran al aire libre, la UNAM cuenta además con un seguro adicional que cubre todo: “Si llega a haber algún percance bajo este seguro paraguas, si la obra es dañada hay que analizar qué tipo de deterioro hay, si se puede pagar la restauración o la pérdida total”, explica.

“En caso de siniestro hay que levantar un acta de hechos, levantar un registro fotográfico, hacer un dictamen para poder declarar si es pérdida total o si se puede reparar. Se hace un peritaje y la aseguradora paga el seguro”, añade.

RECURSOS INSUFICIENTES
Este año, los 17 murales del Palacio de Bellas Artes fueron restaurados. “Se les hizo limpieza mecánica y química, se removieron partículas de polvo y en algunos casos se revisaron los soportes”, detalla Adolfo Mantilla, subdirector de exhibiciones del Museo del Palacio de Bellas Artes.

Los recursos tuvieron que llegar del extranjero, detalló. “Se obtuvo un fondo que Bank Of America tiene destinado para proyectos de conservación de obras de arte”. El apoyo, cotizado en dólares, fue de un millón 200 mil pesos, aproximadamente.

Pero no todo el acervo del país recibe tratamiento: de más de mil murales que existen en el territorio nacional, 20 por ciento se ha perdido de manera irremediable y sólo hay recursos para conservar a los más representativos, afirma Guillermina Guadarrama, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (CENIDIAP). Ningún organismo, ni siquiera el INBA, posee un registro de la totalidad de la obra en existencia, asegura.

El INBA apenas inició un plan para crear el primer centro de documentación y divulgación del muralismo. “Es un proyecto a largo plazo, que implica conformar un espacio multimedia digital donde el usuario pueda acceder a bibliografía, fuentes hemerográficas, fotográficas y videográficas, que ayuden a entender el fenómeno muralista en general”, indica Adolfo Mantilla.

De acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, al Cencropam le corresponde la restauración de las obras realizadas en los siglos XX y XXI, que se encuentran en espacios federales y de particulares. Pero su presupuesto es insuficiente y la planta de especialistas del INBA que pueden restaurarlos no llegan a una docena, advierte Gabriela Gil.

“El Cencropam trabaja con un presupuesto de entre seis y siete millones de pesos anuales, es poquito para atender todo el patrimonio”, sostiene Gil. “Además, todo el gobierno federal sufrió recortes entre un 20 y 30 por ciento, esto afecta a los proyectos”, explica. “Es necesario que los dueños de los inmuebles también intervengan en conseguir apoyos, buscar patrocinios porque las restauraciones son costosas”.

“Son el ADN de la historia mexicana”, dice la funcionaria. “Y sí, ese es el peligro que corren, quedarse en un vestigio histórico si no se hacen mayores esfuerzos por mantenerlos en mejores condiciones”.

ESTATUS PATRIMONIAL
No toda la obra mural está declarada Monumento Artístico. Esta declaratoria es realizada por el presidente de la República y se publica en la Gaceta Oficial. Sólo la tienen nueve pintores: Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, Gerardo Murillo Dr. Atl, José María Velasco, Saturnino Herrán, Frida Kahlo, Remedios Varo y María Izquierdo.